sucesos >

Un taxista borracho daña en su huida a cuatro vehículos en Santa Cruz


EUROPA PRESS
| Santa Cruz

Agentes de la Policía Local de Santa Cruz de Tenerife han detenido este domingo al conductor de un autotaxi que, bajo los efectos del alcohol, protagonizó una persecución que se saldó con cuatro vehículos afectados y con dos policías a punto de ser arrollados. Tras ser sometido a las pruebas de alcoholemia, la primera muestra arrojó 0,67 mg/l de aire espirado y 0,81 mg/l en la segunda.

Según ha informado la Policía Local en una nota de prensa, el detenido, de 50 años de edad, se resistió al arresto al intentar clavar un destornillador a los agentes. Asimismo, se da la circunstancia de que el pasado 21 de marzo también fue sorprendido, sancionado y detenido por miembros del Cuerpo tras ser sorprendido conduciendo tras ingerir alcohol.

Los hechos por los que esta persona ha sido detenida de nuevo tuvieron lugar ayer sobre las 15.30 horas, cuando un motorista de la Policía Local que circulaba por la avenida Tres de Mayo escuchó el claxon de un vehículo sonando de manera continua. Tras detectar que el sonido provenía de una parada en la que estaban estacionados varios taxistas, se acercó al vehículo en cuestión y descubrió al conductor con el vehículo arrancado y durmiendo con la cabeza apoyada en el volante.

Cuando el policía procedió a despertarle, percibió que el taxista desprendía un fuerte olor a alcohol, siendo su reacción la de arrancar de manera brusca, casi arrollando al policía, y huir del lugar. En ese momento se inició una persecución por la avenida Tres de Mayo y calle Fomento, donde el taxista llegó a cambiar bruscamente de sentido. Otro agente le bloqueó le intentó bloquear el paso con su motocicleta, pero también tuvo que eludir al vehículo que conducía el detenido.

En la zona próxima al Intercambiador, el conductor del taxi viró bruscamente y perdió el control del vehículo, lo que provocó que chocase contra un coche estacionado. Pese a ello, prosiguió su huida hacia la calle Fomento, donde se saltó un ceda el paso y colisionó contra un vehículo que circulaba en sentido ascendente.

El detenido no detuvo en ningún momento la marcha y en la rotonda que da acceso a la zona de la ermita de la Virgen de Regla, volvió a colisionar contra dos vehículos que estaban allí estacionados. En ese instante, el taxista se bajó del coche y trató de huir a pie, siendo alcanzado por un agente de la Policía al que se enfrentó con un destornillador tratando de pincharle. Aunque se resistió activamente, finalmente pudo ser reducido y engrilletado, dejando lesionados a dos agentes y a uno de ellos le rompió parte del uniforme. En el cacheo de seguridad también se le encontró una navaja que portaba en el interior del pantalón.

El conductor del taxi fue llevado posteriormente a un centro de salud y a las dependencias policiales para instruir las oportunas diligencias. En las pruebas de alcoholemia que le fueron efectuadas arrojó datos positivos. Además, se constató que el mismo conductor ya había sido detenido, el pasado 21 de marzo, en la calle Méndez Núñez de la capital tinerfeña, por circular bajo los efectos del alcohol. El arrestado quedó a disposición de la autoridad judicial pertinente por todo ello.