mirándonos > María Montero

4.000 gracias > María Montero

Se habla de gratitud cuando experimentas de corazón un sentimiento de agradecimiento hacia alguien, o hacia algún hecho representativo de nuestras vidas, protagonizado por lo más inesperado, o por lo más esperado en nosotros o en una colectividad.

Y la gratitud también nos lleva a la felicidad. Ser feliz o hacer feliz a alguien es un don, un regalo, una virtud, o una forma de ser. Y cada uno lo expresa con variopintas formas bonitas. Y esta columna es la forma que he encontrado para dar 4.000 gracias a Canarias, a Tenerife, a su gente y a su amor por su tierra, y especialmente por sus niños. 4.000 acciones solidarias = 4.000 kilos = 4.000 gracias. Esta historia bonita comenzó escasamente hace dos semanas y ahora puedo relatar el desenlace, y otorgar un final feliz, que representa el principio de un futuro esclarecedor. Cuando encendemos antorchas y llamaradas a favor de la solidaridad, la luz siempre se encuentra al final del túnel, y el lucero del alba y el primer rayo de sol por fin se dan la mano. Esta historia va de darse la mano entre personas que se conocen y entre gente anónima y desconocida. Por ello, vivimos desde lindas sorpresas inesperadas a la confianza de los que están a nuestro lado, y del amor que ponemos en todo lo que hacemos. Pueden creerme: las cosas hechas con cariño, siempre son bien recibidas. Y esto es lo que hicimos miles de ciudadanos en Tenerife la mañana del domingo 13 de mayo. Santa Cruz de Tenerife vivió su 13-M. Hizo un calor sofocante, pero salimos a las calles santacruceras, caminando con el corazón, y no con la cabeza. Y finalmente lo logramos. Fue el logro de todos. Recogimos cariño de todos los rincones de esta Isla en forma de kilos de arroz, lentejas o garbanzos. Este es el lenguaje de la Tierra.

Nos alimenta y nos acuna para que no perezcamos en el intento de sobrevivir. El 13-M se trataba de cuidar de los niños y de los más desfavorecidos por la crisis. Sea. Nuestro amigo Anoniman nos regaló un motivo: Gente ayudando a gente, y nosotros, caminamos esta senda, y sólo encontramos manos abrazando manos. Mi amigo Ramiro Cuende nos dedicó una columna en DIARIO DE AVISOS, y recordaba a Onda CIT mis zetas madrileñas en la radio entrevistando a Anoniman, y el Sin Fronteras preanunciador de la Campaña Solidaria de Recogida de Alimentos, en la que participamos gran parte de la sociedad canaria. Gracias a Ramiro, por recordarnos que entre la A y la Z no hay barreras, sino diferentes formas de acentuar la vida. Gracias a la radio del CIT, Centro de Iniciativas y Turismo de Santa Cruz de Tenerife, que creyó en este proyecto solidario, así como a todos los medios de comunicación canarios sumados con la misma convicción, y a este periódico. Gracias al Ayuntamiento de Santa Cruz, a su alcalde y concejales, y a la Concejalía de Fiestas. Gracias al Cabildo de Tenerife y al Gobierno de Canarias. Gracias al Ejército de Tierra y al personal en presencia civil de la Armada. Gracias a los cuerpos de seguridad, Protección Civil y Bomberos. Gracias al Club Deportivo Tenerife. Gracias a servicios públicos de transporte, asociaciones y hermandades ciudadanas, artistas, técnicos, amigos y voluntarios. Gracias por vuestro granito de humildad. Y gracias al comedor infantil Padre Laraña, comedor La Milagrosa y comedor Hermanas de la Caridad, por vuestro granito de esperanza. Entre todos, lo logramos. Ojalá haya muchas sociedades solidarias como lo es la canaria. Ojalá siempre que haya un niño en cualquier lugar del mundo se encuentre también un ciudadano canario cerca. Ojalá siga habiendo gente sin fronteras, sea donde sea se ubique su ciudad natal. Ojalá vuelva a repetirse el 13-M en Santa Cruz de Tenerife.

mirandonosss@hotmail.com