sucesos>

Al menos quince fallecidos en un terremoto en Italia

EFE | Roma

Al menos quince personas han muerto y hay varios desaparecidos por el terremoto de magnitud 5,8 grados en la escala Richter que sacudió hoy la región de Emilia Romagna (norte de Italia), tras el derrumbe de varios edificios y naves industriales, según informaron fuentes de Protección Civil.

Los movimientos han dejado más de 5.000 personas evacuadas de sus hogares, según datos del Gobierno regional de Emilia Romaña recogidos por el diario ‘La Repubblica’.

La evacuación de damnificados ha comenzado poco después de registrarse a las 9.00 horas el primer seísmo, de magnitud 5,8 en la escala abierta de Richter. La mayoría de los desplazados, 4.500 personas, son residentes de la región de Módena, la más afectada por los temblores.

El temblor tuvo su epicentro en la provincia de Módena, en la región de Emilia Romagna, en la misma zona en la que ya se produjo el terremoto del pasado 20 de mayo, que causó siete muertos y 5.000 evacuados, a los que se sumarían los de hoy.

Mientras se intenta identificar a las víctimas mortales, por ahora se ha comunicado la muerte de dos trabajadores, un marroquí y un indio, en el derrumbe de la nave industrial de la empresa Meta de construcción en San Felice sul Panaro y de un técnico italiano que había acudido a la fábrica hoy para comprobar su estabilidad.

Otras dos víctimas mortales se han producido en derrumbes en otra fábrica en la localidad de Mirandola, que justo hoy abrió al haber sido declarada segura tras el terremoto del 20 de mayo.

Un anciano murió al ser golpeado por una cornisa en Concordia y otra víctima mortal se produjo en Finale Emilia, también al derrumbarse su casa.

También se registró la muerte del párroco de Rovereto di Novi, cuando le golpeó una piedra que se desprendió del techo de su parroquia.

Réplicas y dos nuevos terremotos

Al temblor de 5,8 grados de las 09.00 hora local (07.00 GMT) le siguieron hasta 40 réplicas de menor intensidad, hasta las 13.00 hora local (11.00 GMT), cuando se produjeron dos nuevos terremotos de 5,3 y 5,1 grados en la escala Richter.

“No ha sido una réplica sino un nuevo terremoto”, ha subrayado el director del servicio de Protección Civil italiano, Franco Gabrielli, en declaraciones a la prensa tras participar en una reunión de urgencia con las autoridades regionales en el centro de emergencias conjunto habilitado en Marzaglia, en la provincia de Módena.

Estos terremotos empeoraron la ya grave situación en la región causando nuevos derrumbes en los edificios e iglesias de las zonas ya afectadas, aunque esta vez sin víctimas.

Por precaución las oficinas públicas y colegios de toda la zona han sido evacuados, así como las fábricas, entre ellas las de Ferrari, Lamborghini y Ducati.

Los medios italianos señalan entre otros daños materiales el derrumbe de la torre de San Felice sul Panaro y de la basílica de San Francisco en Mirandola, y de otras iglesias de la zona.

Estos temblores se sintieron en todo el norte y centro del país, en las regiones -además de Emilia Romagna- de Génova, Lombardía, Piamonte, Veneto y Toscana, y fueron desalojados numerosos edificios públicos en varias ciudades, como Milán, Bolonia y Florencia, pero sin que se hayan producido mayores problemas.

El presidente del Gobierno italiano, el tecnócrata Mario Monti, compareció ante los periodistas tras el seísmo para garantizar que “se hará todo lo posible y lo antes posible” para llevar ayuda a los ciudadanos, y aseguró que está seguro de que “se superará este momento”.

El Gobierno comparecerá también hoy ante el Parlamento para dar nuevos detalles sobre el terremoto.

Las autoridades de la región de Emilia Romaña están ultimando 4.000 tiendas para dar refugio a partir de esta tarde a los 5.000 evacuados. Además, el director del servicio de Protección Civil italiano, Franco Gabrielli, ha informado de que se ha habilitado un número de teléfono, el 45500, para enviar donaciones mediante llamadas o mensajes de texto para atender a los damnificados por los terremotos.

El director de Protección Civil ha dejado claro que el balance de víctimas mortales no se ha cerrado y ha advertido de que hay cinco personas desparecidas desde el terremoto de las 9.00 horas.