arrastre de ganado > LA GRAN FIESTA DEL DÍA DE CANARIAS

Arrastrando ilusiones

Los guayeros, una vez más, demostraron su enorme nivel. | SERGIO MÉNDEZ

LUIS DE LA CRUZ
| Puerto de la Cruz

Día familiar para cuidar nuestras tradiciones y plantar las semillas del futuro. La Prueba de Arrastre de Ganado por el Día de Canarias fue todo un éxito, pese a que las yuntas de La Palma a última hora no pudieron estar en la Casa del Ganadero por problemas de desplazamiento. En un momentito fueron sustituidas por yuntas de Tenerife, que, junto a las de Gran Canaria hicieron las delicias del público.

Fueron en total 18 yuntas, que mostraron un gran nivel competitivo, pero lo más importante de todo fue la nobleza y la armonía que se vivieron en una de las instalaciones más importantes que tiene el Cabildo de Tenerife en la ciudad de La Laguna, y que está llamada a convertirse en un centro permanente para la difusión, promoción y divulgación de nuestros deportes autóctonos y juegos tradicionales canarios.

La prueba fue muy rápida, y en ella los guayeros de Gran Canaria también demostraron sobre el terreno que están a un gran nivel y que en la isla redonda se vive con mucha pasión. Es uno de los deportes que más está creciendo en este momento en nuestro Archipiélago.

Atentos a las Vacas de Tercera y al nacimiento de una nueva estrella, que quiere emular a su tío Juan Tomás. Como un rayo en la salida y con templanza en la llegada para tener la capacidad suficiente de freno de sus yuntas. El triunfo se lo anotó Jorge Hernández Siverio, mientras que la tercera posición quedó una yunta de Gran Canaria, propiedad de Leocadio Reina.

Entrega de trofeos y, sin tregua para los aficionados, de nuevo otra yunta de Gran Canaria se alzaba contra todo pronóstico con el entorchado de las Vacas de Segunda. Ganaba Leocadio Reina, mientras que Jorge Hernández Siverio no le quedó más remedio que conformarse con segunda posición.

El sol ya daba de plano y los aficionado daban un pequeño respiro: momento par vasito de vino, el bocadillo de chorizo de perro de Teror y un buen plato de carne de fiesta. Sin tiempo para mojar el pan en la salsa de la carne tocaba arrebato la mesa federativa y comenzaba la prueba de Vacas de Primera. Ahora cambiaba por completo el escenario porque los protagonistas eran otros. La primera posición, el trofeo de campeón, recaía en las manos de Pedro Alonso y muy cerca marcaba un buen crono; se anotaba la segunda posición, Cecilio González.

Se cambia el tercio. La grada de la Casa del Ganadero estaba repleta y los aficionados se daban codazos uno a los otros. No era para menos. Llegaba el momento del espectáculo.

Rubén Alonso hacía un tiempo espectacular y se anotaba la modalidad de Toros de Tercera, mientras que las yuntas de Félix Estévez y Ayalita hacían segundo y tercero, respectivamente, en esta categoría.

Con sabor a poco, estaba cerca la conclusión del espectáculo, pero todavía quedaba una chistera llena de sorpresas. El ídolo de la afición tinerfeña se anotaba con una rapidez endiablada la primera posición de Toros de Segunda, y él mismo, con otra yunta distinta, copaba la segunda posición, mientras que Juan Yanes hizo un meritorio tercer puesto.

Campana y se acabó. Era la prueba más esperada, la prueba reina. Laurentino Hernández ganaba en Toros de Primera, mientras que la segunda plaza fue para Manuel Melián de la Cruz y, esta vez, Juan Tomás Hernández tuvo que conformarse con la tercera plaza.

Eran las 13.30 horas y había terminado la prueba de arrastre. Es decir, hora y media de espectáculo, posiblemente suficiente para que los aficionados se frotaran las manos por disfrutar de una gran fiesta canaria al alcance de muchos seguidores, donde se mezclaban niños, jóvenes, adultos y personas mayores. Cada uno contaba sus vivencias y hacía balance de lo que había sido la prueba conmemorativa del Día de Canarias.


La Casa del Ganadero

La familia del arrastre, siempre ha caminado de manera diferente: toma sus decisiones de manera asamblearia, no hace ruido pero tiene un potencial tremendo. Se ha ganado el cariño y respeto de todos.

Cuida una cosa muy importante que es la semilla. La voz de los niños tiene la misma importancia de lo que pueda decir Pedro Molina y, de esa manera, se garantizan el futuro.

Los tiempos que corren no son buenos por la complicada situación económica que nos ha tocado vivir pero es hora del que la Casa del Ganadero se convierta en algo más que en un lugar de celebración de eventos importantes.

Tiene que ser una escuela, un lugar de formación permanente para esos guayeritos de oro, que no solo llaman a sus yuntas como los ángeles, sino que tienen una capacidad de reconocer el ganado a la legua.

Ayer, la familia del arrastre dio otra lección de canariedad.

El ‘presi’ trabaja para la próxima temporada

No hay tiempo que perder. Todavía, quedan algunos meses para que termine la temporada de arrastre pero Pedro Molina y el resto de compañeros de la Federación de Arrastre Canario trabajan de cara al próximo ejerci. La composición de los grupos será tratada en asamblea.

La implicación del Cabildo de Tenerife en las convocatorias

Está claro que el Cabildo de Tenerife siempre muestra su implicación en las diferentes pruebas de arrastre que se celebran en la Isla.

Ricardo Melchior, María del Cristo Pérez y José Joaquín Bethencourt acuden a las citas más importantes. Esta vez también acudió a la Casa del Ganadero Carlos Alonso.

Compartir es lo más importante en las pruebas

Son una familia abierta, acogedora y muy sencilla. Los arrastres sirven para compartir experiencias, para tomarse algo juntos y para ir plantando semillas de cara al futuro. Se mezclan las generaciones, y sin forzar las situaciones están construyendo, entre todos, un futuro muy bonito.

Ayalita, nobleza y solidaridad

Ayalita sigue demostrando su nobleza y solidaridad dentro de este deporte y no tuvo ningún problema para llamar a algunas yuntas de Gran Canaria. Todos demostraron que este deporte une y hermana nuestras islas.