ángulo 13 >

China enigmática: la Gran Muralla (Viajes insólitos III)

POR JUANCA ROMERO HASMEN

Iniciamos el tercero de los cuatro viajes insólitos que durante este mes estamos realizando. El misterio no solo se tiñe de oscuro con sombras fantasmagóricas y voces de supuestos orígenes paralelos. En la mochila se pueden guardar los ingredientes de sorprendentes historias más cercanas a la antropología pura y dura que a detalles tenebrosos. Al llegar al Aeropuerto Internacional de Pekín, China, sorprende lo desproporcionado de la propia edificación aeroportuaria. La grandeza del imperio se hace notar en esta construcción del año 1958 y que en 2008 vio concluida su ampliación convirtiéndose en el mayor aeropuerto del mundo. Nuestro particular destino es la Gran Muralla China, aunque decir esto es decir demasiado. La Gran Muralla tiene una extensión cercana a los 8900 kilómetros, que van desde la frontera china con Corea hasta el Gobi en la Mongolia interior. Tras el necesario tentempié y unas horas para estirar las piernas después de tanto avión, cogemos carretera rumbo a una de las puertas que la Gran Muralla China tiene a su paso por Beijín (Pekín). Está a poco menos de dos horas y desde lo lejos ya se adivina lo impresionante de la que está considerada una de las siete maravillas del mundo, además de ser Patrimonio de la Humanidad desde al año 1987. ¿Conocemos esta impresionante construcción más allá de lo mostrado en una simple foto o video? Hagamos un poco de historia. La construcción de la Gran Muralla China se prolongó a lo largo de los siglos y debemos entenderla como la consecuencia de la unión -no siempre física- de diferentes muros que delimitaban las “fronteras” de los muchos feudos o estados que surgen en el siglo VIII a.C. Por simplificar, se divide su construcción en cinco periodos: anterior a la unificación de la Dinastía Qin, período de la Dinastía Qin, período de la Dinastía Han, período de baja actividad y el esplendoroso período de la Dinastía Ming, extendiéndose su construcción hasta finales del siglo XVII d.C. A lo largo de más de mil quinientos años ha sido reconstruida al tiempo que en otras secciones seguía su construcción primigenia, lo que la convierte en la obra hecha por el hombre que más ha prologado en el tiempo su construcción. Pero vayamos a esos aspectos que nos atraen por su contenido curioso o sorprendente. Se calcula que alrededor de 10 millones de personas murieron durante su construcción a lo largo de las diferentes etapas. Se ha dicho en muchas ocasiones que los cuerpos de los trabajadores eran lapidados entre los propios muros que estaban construyendo, y aunque no cabe dude de que esto pudo ser así en muchos casos, lo habitual y más extendido era que los cuerpos de los fallecidos en las obras fuesen enterrados en las inmediaciones del gran muro. También es oportuno señalar que no todas las víctimas murieron en plena obra, y que del total, alrededor de unos 400.000 eran esclavos que realizaban trabajos forzados. Es por ello que también se la conoce como el mayor y más largo cementerio del mundo.

Al llegar al paso o puerta de Juyong, un amable campesino nos cuenta la historia de un guerrero protector del gran muro, que al parecer se aparece montado a caballo en lo alto de la muralla durante las noches frías de la luna roja y que lanza un fuerte alarido que provoca la retirada de las nieblas y los vientos. Evidentemente las historias de este corte legendario surgen por doquier a cada paso que damos -no sin dificultad- por los caminos no guiados que colindan con la gran construcción. Chew, el hijo mayor de aquel campesino, nos cuenta como recorrió a pie durante más de cien días la Gran Muralla China, encontrando a su paso grandes torres y escaleras interminables que suben y bajan las montañas. Y es que la muralla durante todo su recorrido sortea con impresionante verticalidad, algunas de las más grandes montañas de esa zona del país, dejando al descubierto lo casi imposible de sus pendientes y el sufrimiento que tuvo que vivirse para poder construir esas descomunales rampas escalonadas. El corto recorrido que realizamos rozando el rigor turístico y las ganas de aventura, nos lleva a descubrir miles de grabados ocultos entre las piedras, algunos mostrando simbologías alusivas a la muerte y a la llegada de dioses voladores de larga cola. Muchos de estos grabados podemos encontrarlos a vista de prismáticos en medio de los más de 6 metros de altura de la pared empedrada. Nos cuenta el campesino al que hemos “adoptado” durante más de 3 horas, que aquellas inscripciones casi imperceptibles señalan las peticiones de morir por parte de los esclavos, una forma de perpetuar el sufrimiento de aquellos que dejaron su vida allí. Y es que estando en la parte inferior de la gran muralla, en medio de los pastos y las rocas, no se hace difícil imaginar como muchos de esos hombres se arrojaban al vacío desde lo alto para dejar de sufrir en vida. Sea como sea, la Gran Muralla China ha pasado a la posteridad por ser sin duda alguna una de las mayores bellezas de la humanidad, escenario de las más románticas postales, desfiles de moda y grandes producciones cinematográficas. Una curiosidad: ¿ha escuchado o leído en alguna ocasión decir que la Gran Muralla China es la única construcción hecha por el hombre que puede ser observada a simple vista desde el espacio? Lo cierto es que esta información corrió como la pólvora a raíz de algunas publicaciones de los años 30 del siglo XX que afirmaban esta particular curiosidad evidentemente sin rigor científico alguno. De hecho, la Gran Muralla tiene muy pocos metros de anchura –no superior a cualquier carretera- es del color del suelo que hay en su entorno y como ya han apuntado astronautas como William Pogue o Neil Armstrong, esta construcción no es posible verla a simple vista desde el espacio. Todo es una leyenda urbana que se ha visto envuelta quizá en la confusión, ya que desde el espacio si llega a ser visible algún tramo del Gran Canal de China a su paso por Pekín. Sea como sea, la Gran Muralla China no necesita de ornamentos para continuar siendo la mayor obra de ingeniería militar de todos los tiempos.

[apunte]

I Congreso Internacional del Misterio en Gran Canaria

El próximo fin de semana, durante el sábado 26 y el domingo 27 de mayo, se celebra en el Palacio de Congresos de Maspalomas, Gran Canaria, la cita más importante del año para todos los amantes de los temas relacionados con el misterio y lo insólito. Serán unas jornadas realmente vertiginosas en las que una docena de los mejores ponentes de nuestro país, pondrán sobre la mesa algunos de los asuntos más interesantes y las últimas informaciones sobre el panorama de la investigación del misterio y la historia.

Es de aplaudir la iniciativa de la organización del congreso, que destinará los ingresos obtenidos a colaborar con proyectos de ayuda humanitaria de Mensajeros de la Paz. Toda la información sobre esta importante cita la tienes en el portal web creado para el evento www.congresonacionaldelmisterio.es y por supuesto a través de nuestro programa Angulo 13 en Teide Radio y www.angulo13.com.

[/apunte]