economía >

Cinco razones para mantener las renovables

M. F. | Santa Cruz de Tenerife

ENERGÍA EÓLICA
Imagen de archivo de varios molinos de energía eólica en el sur de Tenerife. / DA

El Ministerio de Industria tiene ya sobre la mesa la propuesta del Gobierno de Canarias para el mantenimiento de las retribuciones a las energías renovables en las Islas. La Consejería de Empleo, Industria y Comercio presentó, la pasada semana, al ministro, José Manuel Soria, el documento para la competitividad, sostenibilidad, y diversificación del sector eléctrico canario 2012-2020, con la esperanza de que ambas administraciones se sienten a negociar lo antes posible.

Después de que el ministro promulgara el Real Decreto Ley 1/2012 por el que se suspenden los procedimientos de preasignación y se suprimen temporalmente los incentivos para las instalaciones de producción energética a través de las renovables, el Gobierno canario se comprometió a elaborar un informe, en consenso con los empresarios del sector, con el objeto de analizar la política energética de las Islas.

En concreto, el Ejecutivo canario le plantea a Soria cinco propuestas encaminadas a mejorar el sector eléctrico del Archipiélago. La primera va dirigida a las fuentes convencionales y, en este sentido, propone incentivar la eficiencia de las tecnologías instaladas, penalizar los sistemas de generación obsoletos e incluso los que han superado su plazo de amortización, y estimular la actualización ordenada del parque de generadores.

Esto último con el fin de minimizar el coste energético, y de utilizar tecnologías con una banda de regulación amplia, para facilitar la incorporación de mayor penetración energética de fuentes renovables.

Asimismo, el documento propone un factor de penalización equivalente a la cuantía prevista del coste de emisión de CO2 por generador, moderado por un factor de corrección en función de su número de horas de funcionamiento.

En cuanto a las fuentes renovables, el Gobierno canario propone, para el caso de las de origen eólico, una transición ordenada en dos fases cuyo objetivo final sea la eficiencia energética en un contexto competitivo. En una primera fase se trata de salvar todos los proyectos en curso, y además, la potencia prevista en el Plan Energético de Canarias (Pecan) hasta 2015, dado que ya tiene asumido toda una serie de obligaciones que condicionan su viabilidad en un escenario distinto.

Para este cupo, se propone un precio de referencia igual al de cierre de 2011, que según la información publicada por la Comisión Nacional de Energía (CNE) ascendió a 82,35 euros megavatio/hora. Dicho precio se mantendrá durante la vida económica de la instalación, que se actualizará anualmente en proporción a la variación del precio medio de la energía eléctrica de Canarias (PMEC) y como máximo hasta los 25 años.

La segunda fase es que, una vez alcanzados los objetivos establecidos en el Pecan, y para las nuevas instalaciones, se propone que se aplique otro mecanismo de retribución, basado en unos costes reconocidos mínimos y máximos en función de la mejor tecnología que se integre en los SEI. Los costes mínimos deberán obtenerse para una instalación tipo de referencia cuya producción teórica, a lo largo de un año, sea la energía equivalente a 2.500 horas de funcionamiento.

El coste máximo, será el precio abonado a un parque eólico cuya tecnología posibilite que su producción sea mayoritariamente gestionable y que aporte valor añadido a la gestión técnica del sistema eléctrico. Además, con independencia de la franja de regulación económica, el documento apunta que se deben contemplar incentivos para las instalaciones que sean capaces de incrementar el número de horas equivalentes.

De esta forma, y de igual manera que con las convencionales, se propone incentivar la eficiencia, penalizar los sistemas de generación obsoletos, y estimular la actualización de un nuevo parque de generadores.

Para las fuentes renovables de origen fotovoltaico se plantea la misma metodología, y deja abierta la puerta para incorporar al sistema eléctrico canario, cualquier sistema energético que permita mayor independencia de las materias primas procedentes del petróleo.

El Gobierno regional considera “imprescindible” también invertir en sistemas de almacenamiento energético, en la medida que contribuyen, por un lado, a la estabilidad del sistema eléctrico y, por otro, a incrementar los niveles admisibles de penetración de las diferentes fuentes de energía renovable.

Para ello, proponen articular la regulación de estas instalaciones y definir sus acciones en el sistema canario, ya que el almacenamiento de la energía posibilitará un ahorro energético de combustible fósiles en las centrales convencionales.

Asimismo, se apuesta por la implantación urgente del autoconsumo mediante fuentes de origen renovable o de cogeneración, y consolidar la opción del consumo asociado como modelo mixto entre el autoconsumo y la exportación de energía eléctrica.

El documento acaba con una propuesta de retribución para sistemas de tecnologías de investigación y desarrollo de generación eléctrica. En este sentido, apunta a varios proyectos singulares ya en marcha como la central hidroeléctrica de El Hierro.

[apunte]

El análisis

El documento es un borrador que, ahora, habrá que perfilar entre ambas administraciones: Gobierno regional y Ministerio de Industria.

Los empresarios del sector de las renovables participaron en la elaboración de este texto de 11 páginas y confían en que el ministro “salve” los proyectos que estaban en marcha antes de que aplicara el Decreto. El presidente de la Asociación Canaria de Energías Renovables (ACER), Enrique Rodríguez de Azero, espera que de continuidad a estos planes  “cuanto antes”, debido a la “paralización” del sector.

El Gobierno canario insiste en el ahorro energético que supone “apostar por las renovables”.

[/apunte]