análisis >

Con o sin > Enrique Areilza Molet

La semana pasada, The Economist publicaba el resultado de una investigación sobre la conveniencia de incluir la foto en el curriculum. El trabajo experimental se había realizado en Israel, durante el periodo 2008 -2010. El método consistió en enviar Cvs idénticos a distintas ofertas de empelo (5.138). A cada oferta se remitían 3 Cvs, uno sin foto, otro con una foto de una candidata normal y finalmente la de una candidata guapa. El resultado fue que las candidatas guapas lo tuvieron mucho más difícil para conseguir la ansiada entrevista de trabajo. Una vez obtenido el resultado, se estudiaron las causas del mismo. Observaron que el 93% de los reclutadores eran mujeres jóvenes y solteras. Concluyeron que la inclusión de la foto en el CV era contraproducente para las candidatas guapas debido a los celos o aversión al riesgo de ser suplantadas de las entrevistadoras.

Es la primera vez que ser guapa se convierte en un inconveniente. Al menos según este estudio. En general, está demostrado que las personas guapas, altas y delgadas tienen mejores puestos y remuneraciones que el resto de los mortales. Esta correlación procede directamente de la evolución de las especies. Pero éste no es el tema de hoy. La cuestión es si las guapas deben evitar incluir su foto o no en el CV. Para profundizar en la decisión traemos algunas reflexiones al respecto. En primer lugar y sin género de dudas, se encuentra la oferta en sí misma. En ella, a veces, se solicita expresamente la inclusión de la fotografía. No hay discusión en este caso. En segundo lugar, deben analizarse los usos y costumbres de cada país. En España y Francia, lo habitual es incluir la foto en el CV. En Inglaterra y EE.UU. no es lo normal, incluso puede aducirse discriminación, por lo que es aconsejable no incluirla. Sin embargo, desde nuestro punto de vista, lo más importante es el puesto y el reclutador-a. En los puestos con exposición al cliente o al público en general, es normal que se busquen personas con “buena presencia”. Sin embargo, hay otras posiciones en las que la presencia no es determinante en ningún modo. La segunda cuestión, se refería al perfil del reclutador-a. En determinadas situaciones nos puede interesar averiguar el perfil del reclutador-a y actuar en consecuencia. Por desgracia, hoy por hoy, la selección se ha convertido en una carrera de obstáculos, para ambos lados del proceso. Los candidatos luchan entre cientos para destacar y conseguir la entrevista. Los entrevistadores tienen que ser eficientes en el filtrado de todos los Cvs que reciben. Los medios del sector dicen que un CV dispone de 10 segundos para atraer la atención del entrevistador, si lo consigue contará con otros 20 segundos para convencer al reclutador-a en qué bandeja deberá archivarlo, Si / No. Muy poco tiempo. Hay personas que actúan con una suerte de marketing de guerrillas y envían su CV con una foto de cuerpo entero…. Otros, queriendo o sin querer, incluyen fotos que desde luego llaman la atención, pero para mal, es decir bandeja de No.

La recomendación es dedicar el tiempo según el interés de la oferta. Si se trata de una oferta que deseamos, deberemos adecuar el Cv a la misma y eso incluye decidir sobre foto si o foto no, tipo de foto, imagen que queremos proyectar, etc. Buscar trabajo es un trabajo.

www.dream-team.es