MEGÁFONO > LA DEHESA (III)

Cuatro décadas de servicio

Aunque modernizada, la tienda de los hermanos Peña mantiene el trato familiar./ CÉSAR BORJA (ACFI PRESS)

EUGENIA PAIZ | Santa Cruz de La Palma

En el barrio de La Dehesa, se mantiene, después de 48 años, una de las pequeñas ventas que hasta dos décadas atrás trufaban la geografía insular y que fueron desapareciendo, lenta pero inexorablemente, algunas reconvertidas en autoservicios, otras cerradas por la falta de rentabilidad y por la fuerte competencia del comercio mayorista.

Aunque Nieves López Ortega, antigua propietaria del bar tienda, e hija de los fundadores del negocio familiar -Florencio y Gregoria-, subraya que “algunos años después de que la cogimos ya pasó a ser un supermercado y hoy sigue siéndolo”, los vecinos de La Dehesa la nombran como “la venta de toda la vida”, punto de encuentro de las tradicionales partidas de cartas y dominó durante décadas todas las tardes después de las largas jornadas de trabajo de muchos, que cumplían religiosamente allí su cita con amigos y conocidos, y hasta con gentes de paso.

La tienda despachaba entonces vino y licores, lo que irremediablemente “suponía un trabajo sin hora fija de cierre y algunos sacrificios”, explica Nieves.

Los tiempos han cambiado y con ellos el aspecto y hasta la “personalidad” de la antigua venta. Los hermanos Peña regentan actualmente este pequeño negocio, que ha logrado sobrevivir a los competitivos precios de los supermercados y de las grandes superficies. Mantienen una clientela fija que no sólo proviene del barrio donde se ubica, sino de otros como Mirca y Velhoco, entre otros. Así lo afirma Tino, que reconoce que es un reto mantener este pequeño negocio familiar, en el que antaño podían encontrarse desde aspirinas hasta herramientas o semillas.

Durante muchos años a la orilla de un camino y hoy al pie de la carretera principal que conecta con Breña Alta y Santa Cruz de La Palma como alternativa de paso al antiguo camino real, el negocio sigue en pie sin perder el trato familiar que caracterizó a las ya desaparecidas ventas y que ha conseguido seguir siendo punto de conexión para la convivencia popular y prestar un servicio directo y entrañable.