el garabato >

Divorcio total, por Luis de la Cruz

Está claro, que el divorcio es total entre la Federación de Lucha Canaria y la de Tenerife. Esta situación está afectando y mucho no solo a la lucha de nuestra isla; también salpica al resto del Archipiélago. Los premios del Día de Canarias son un reconocimiento al trabajo de personas, clubes e instituciones que se dejan la piel por la lucha. Debido a este divorcio, Tenerife no contará con ninguna representación en la entrega de los Oscar de la lucha, el próximo 30 de mayo, en el terrero de Mazo. Los problemas de comunicación y el agarre a los reglamentos y los estatutos para tener las dos partes su razón están matando a la categoría de juveniles. A poquitos días para que arranque la Liga Nacional de Juveniles, que debe ser un escaparate de las jóvenes figuras de este deporte vernáculo, se desconocen los tres representantes de Tenerife y eso es grave. Tenerife mantiene que los suyos son Llano del Moro, Tijarafe y Arguama, por la renuncia del Canteras; La Federación Nacional de Lucha Canaria insiste que debe cumplirse el acuerdo de la junta permanente de la Federación Nacional de Lucha Canaria. De momento, nadie da un paso atrás y ahora recurren al arbitraje por parte de la Dirección General de Deportes. Sin esa mediación no sería bueno arrancar la Liga Nacional de Juveniles hasta que no se aclaren las cosas. La situación, también se torna igual de complicada en la Liga Disa de Primera Categoría. También está fijado un choque de desempate entre el Rosario y Chijafe para conocer el cuarto clasificado. No hay fechas y muchos menos interés porque se dispute este encuentro. Por su parte, la Federación de Tenerife sigue reclamando una serie de dineros que son suyos para seguir subsistiendo, mientras que desde la Federación Nacional de Lucha Canaria, también los invitan a generar recursos atípicos al contar con personalidad jurídica propia. La imagen de comunicación entre las dos entidades están tan deterioradas que puede pasar factura para que patrocinadores e instituciones le tiendan una mano a un deporte que debe estar marcado por la nobleza. El diálogo debe ser la única vía posible para que este delicado asunto se pueda arreglar.