La Orotava >

El albergue de Pinolere, sin financiación para este año

ALBERGUE-PINOLERE
El espacio etnográfico recupera e impulsa las tradiciones más enraizadas en Canarias. / MOISÉS PÉREZ

LUIS F. FEBLES | La Orotava

Las obras para la construcción de un albergue y una cafetería en las instalaciones del Parque Etnográfico de Pinolere, en La Orotava, seguirán paradas durante este año por falta de financiación. Actualmente está construida la estructura del recinto, a la espera de finalizar la cubierta y vestir la instalación con el equipamiento necesario, tales como ventanas, tejas y baños.

Así, desde que en el verano de 2011 se finalizara la primera fase gracias a la subvención dada por Parques Nacionales, a día de hoy, la única solución para que fructifique la instalación es que la Asociación Cultural Pinolere, que gestiona el parque, asuma el coste de la última fase, que asciende a 120.000 euros, confirman fuentes de la entidad.

Otra vía que se ha desechado es la del Gobierno de Canarias, ya que como indica el gerente de la asociación, Jesús García, “presentamos un proyecto en la convocatoria organizada por la Administración regional para preparques nacionales y no la resolvieron”. Aunque no tira la toalla, García tiene claro que el proyecto “no se terminará en este ejercicio, dado que se antoja complicado que la asociación pueda hacer frente a las actuaciones”. También agrega que “el Ayuntamiento no se puede comprometer a terminar la fase; solo una ayuda que aún no llega podría ser el impulso necesario para terminar de edificar el albergue y la cafetería”, señala.

La finalización de estas instalaciones supondría, a juicio de Jesús García, “la posibilidad de obtener diversos puestos de trabajo que darían empleo a numerosos vecinos de La Orotava y convertirían el recinto en un elemento dinamizador”. Por si fuera poco, se podría “conseguir que la asociación se gestione sola y no dependa tanto de las instituciones públicas”.

Pieza clave

El colectivo cultural, aunque es consciente de la crisis económica y los recortes, pide financiación para unas obras que serían la guinda perfecta en un enclave privilegiado que ha sabido conjugar los atributos medioambientales, culturales y agrícolas, conformando un patrimonio intangible de incalculable valor.

“Un emplazamiento de estas características sería muy necesario para la zona porque son muchos los visitantes que practican el senderismo, y el inmueble serviría para alojarlos”, apostilla el gerente del parque.