deportes > RUGBY

El alcalde más contundente

Fernando Clavijo es agarrado por un rival en pleno partido. / DA

JUAN S. SÁNCHEZ | Santa Cruz de Tenerife

A Fernando Clavijo no le tiembla el pulso ni en el ayuntamiento lagunero ni sobre el césped del campo de la Universidad de La Laguna donde el sábado participó en el Campeonato de Canarias de rugby a 7. El alcalde es un hombre firme. Lo era en sus tiempos de karateca y lo demostró aceptando el desafío de sus amigos después de 15 años sin jugar al rugby, un deporte que practicó en sus tiempos como universitarios.

Como su buena condición física se lo permite, Clavijo cogió el guante que le tendieron sus amigos y se vistió de corto para formar junto al resto de miembros de los Anquilosaurios, el equipo más veterano del torneo. Después de sólo una semana de entrenamientos con la formación al completo, el equipo terminó ganando dos partidos y perdiendo otros dos.

“Ha sido muy divertido, hemos recordado viejos tiempos”, aseguró Fernando Clavijo, que no podía sacar conclusiones negativas de su retorno al rugby, un deporte que califica como “muy noble y muy deportivo”. Como la experiencia fue más que positiva, el alcalde lagunero no renuncia a seguir formando parte de ese grupo de amigos que son los Anquilosaurios con los que siempre hay que compartir un tercer tiempo muy especial que en esta ocasión Clavijo no pudo disfrutar al tener que seguir con su apretada agenda de actos.

Sobre el campo, metido en acción, Clavijo se encontró bien y sus rivales no hicieron ninguna excepción a la hora de aplicarle algún duro placaje o de apretarle en más de una ocasión. El rugby es así, duro y contundente, pero de caballeros. Su condición de alcalde no le dio ninguna ventaja en una especialidad, el rugby a 7 donde se respetan las mismas dimensiones del campo, pero se juega con ocho efectivos menos que en el rugby a 15. “Corres como un … pero vale la pena”.