política >

El Ejecutivo espera que la reunión con Rajoy permita “encaminar” los conflictos abiertos

YAZMINA ROZAS | Santa Cruz de Tenerife

El Gobierno canario espera que la reunión entre el presidente regional, Paulino Rivero, y el nacional, Mariano Rajoy, permita “encaminar” los conflictos abiertos entre ambas administraciones.

El portavoz del Ejecutivo autonómico, Martín Marrero, señaló ayer que Rivero acude a este encuentro, el próximo martes, con la intención de desbloquear los temas de la agenda entre Canarias y el Gobierno central en los que hay “divergencias y discrepancias evidentes”.

Marrero matizó que, en este tipo de reuniones entre presidentes, “no se resuelven” los problemas pero sirven para comenzar a “encaminar”, para “abrir puertas” a posteriores soluciones, apuntó.

El portavoz destacó que el “mero hecho” de que se haya puesto un día y hora a ese encuentro es un “primer paso” en la normalización de unas tensas relaciones entre ambos gobiernos.

Respecto a los temas que se tratarán, Martín Marrero señaló que los gabinetes de las dos administraciones están enviándose información que puedan necesitar los presidentes, pero destacó que hay un orden del día cerrado y que los temas que se traten no se conocerán hasta después de que se reúnan.

Aunque no entró en detalle, el portavoz indicó que lo “lógico” es que se aborden los principales asuntos que están en la agenda de las Islas desde que Rajoy tomara posesión como nuevo presidente nacional.

Asuntos que previsiblemente se refieren al recorte de 800 millones en las partidas estatales para las Islas, la eliminación de la bonificación a las tasas aéreas y de las primas a las energías renovables además del conflicto en torno a las prospecciones petrolíferas en aguas cercanas a Canarias.