tribunales >

El fiscal pide año y medio para el hostelero de Cantabria que mató a un ladrón

EFE | Santander

La Fiscalía pide un año y medio de cárcel para el hostelero de Santillana del Mar (Cantabria) que mató de un tiro a uno de los tres ladrones que entraron a robar en su restaurante en diciembre de 2006.

La Audiencia de Cantabria juzgará al hostelero en un proceso con Jurado popular, que comenzará el próximo jueves, día 31, y está previsto que dure hasta el 8 de junio.

El hostelero, Ángel G.O., estaba durmiendo en su restaurante, el mesón “El Pradón” de Santillana del Mar, el 6 de diciembre de 2009, cuando sobre las 03.30 horas oyó unos ruidos que lo despertaron.

Según se recoge en el escrito de calificaciones del Ministerio Fiscal, el acusado se dio cuenta entonces de que habían entrado unos individuos a su establecimiento, para apoderarse de la recaudación de las máquinas tragaperras y otros objetos de valor.

Miró hacia la puerta, vio tres siluetas en la oscuridad y decidió coger la escopeta de caza que guardaba en un armario.

Según el relato de lo ocurrido que se plasma en el escrito del fiscal, Ángel G.O. fue a la zona del bar y dijo “alto o disparo” y, como en la oscuridad sintió que dos individuos se dirigían hacia él, “ante el temor de ser atacado”, disparó.

Los perdigones de la escopeta impactaron en la puerta del establecimiento y en el cuerpo de dos de los tres ladrones, uno de los cuales murió en el acto.

Según el Ministerio Fiscal, ese ladrón que murió se encontraba en el suelo recogiendo monedas de la máquina tragaperras que acababa de reventar, y recibió varios proyectiles, algunos de los cuales le alcanzaron en la aorta y el corazón, lo que le provocó la muerte.

El acusado llamó desde su establecimiento a las emergencias sanitarias y a la Policía, a la que contó lo sucedido y que él había sido el autor del disparo que acabó con la vida del fallecido.

En el momento de su fallecimiento, esta persona tenía 33 años, estaba casado y tenía tres hijos menores de edad.

El Ministerio Público imputa al hostelero dos delitos de lesiones, en concurso ideal con otro de homicidio imprudente, y le aplica la atenuante de arrepentimiento espontáneo y la eximente incompleta de legítima defensa.

El fiscal solicita que se le imponga una pena de un año y medio de cárcel y el pago de 60.000 euros a la viuda del fallecido y de 300 euros al otro herido, como indemnizaciones.

Sin embargo, la acusación particular, que ejercen la viuda del fallecido y la persona que resultó herida, solicitan para Ángel G.O. trece años de cárcel por homicidio consumado, en concurso con homicidio en grado de tentativa.

Y pide 105.000 euros de indemnización para la viuda y 2.281 euros para el que resultó herido.

Por último, la defensa del acusado solicita la libre absolución pues cree que concurren las eximentes de legítima defensa y miedo insuperable.