autonomías >

El Gobierno pide “máxima colaboración” a las autonomías para cumplir con el déficit

OTR/PRESS | Madrid

La sombra de las sanciones y hasta posibles intervenciones podrían planear este jueves sobre algunas comunidades en el Consejo de Política Fiscal y Financiera convocado por el Gobierno, que ya avanzó que algunas autonomías no podrán obtener el visto bueno de Hacienda. Mientras tanto, el Ejecutivo sigue pidiendo “la máxima colaboración” de las administraciones para cumplir el déficit bajo la atenta mirada de Bruselas pese a que ya reconoció en sus previsiones que España no cumplirá con los objetivos de este año ni del siguiente.

El Gobierno ha convocado el Consejo de Política Fiscal y Financiera para pedir más medidas a algunas comunidades para evitar las sanciones que incluye la Ley de Estabilidad Presupuestaria y, en último término, la intervención y analizar así los planes de ajuste que han tenido que elaborar ante las desviaciones del déficit en el año 2011 y la necesidad de cumplir lo pactado con Bruselas.

De hecho, el Ministerio de Economía y Hacienda, dirigido por Cristóbal Montoro, ya ha encargado a la Abogacía del Estado y a la Intervención General que estudie la posible tutela de las cuentas de Asturias, ante la preocupación de que el Gobierno regional en funciones no pueda alcanzar el objetivo del 1,5%, obligatorio para todas las autonomías.

El presidente en funciones del Principado, Francisco Álvarez-Cascos, ha vuelto a rechazar frontalmente este martes la citada nota de prensa y ha asegurado en una entrevista en la Cope que “estamos cumpliendo con creces” recordando que Asturias envió su Plan Económico Financiero 2012-2014 al Ministerio el pasado viernes y este mismo martes a los consejeros de Hacienda de todas las autonomías.

Cascos ha defendido que Asturias no sólo está cumpliendo a rajatabla la normativa de la Ley de Estabilidad Presupuestaria, sino que además tiene actualmente un superávit en sus cuentas, fruto de los “recortes” que ha realizado su Gobierno y de situación de prórroga presupuestaria que no les permiten gastar. Otras comunidades, ha dicho, ya han anunciado sin embargo que no piensan cumplir.

En Extremadura, por ejemplo, están “razonablemente convencidos de que no va a hacer falta intervención” porque “desde Madrid” se comunica que las medidas que se toman “son las correctas”, ha asegurado el consejero de Economía y Hacienda, Antonio Fernández, que ha explicado que “todo” lo que se está haciendo es porque los socialistas “han obligado” a ello debido a su gestión anterior.

Por su parte, el presidente de la Comunidad, José Antonio Monago, ha asegurado que si la autonomía sigue “en la senda” del primer cuatrimestre, según la “evolución” de los datos económicos de enero a abril, cumplirá “con creces” el objetivo de déficit.

Otro gobierno regional de signo popular, Castilla-La Mancha, ha confiado en que el Ejecutivo central dé el “visto bueno” a su Plan Económico Financiero porque “se ha hecho un esfuerzo muy riguroso” para cumplir con los objetivos de déficit, “tal y como ha acreditado el propio Gobierno cuando ha admitido que se puedan cobrar por parte de la Junta todas las facturas presentadas”.

La presidenta de la Comunidad, María Dolores de Cospedal, ha asegurado que la región ha hecho un esfuerzo “muy importante si se tiene en cuenta que era la región con más déficit de todas”. “Para nosotros era más difícil todavía que para el resto, pero espero tener buenas noticias”, ha asegurado.

En cualquier caso, las comunidades con más dificultades contarán con quince días para plantear nuevas medidas de ajuste, que serán analizadas en una nueva sesión del Consejo de Política Fiscal y Financiera que se celebrará previsiblemente a finales de mayo o principios de junio.

De esta forma, el Gobierno de Mariano Rajoy quiere garantizar el compromiso con la reducción del déficit pactado con Bruselas para enviar así un mensaje de confianza a los mercados, que siguen teniendo dudas sobre la capacidad del país para reducir el déficit público.

Sin ir más lejos, la prima de riesgo se ha disparado este martes hasta los 489 puntos al cierre de la sesión, marcando su máximo histórico desde que existe el euro, y el Íbex ha caído un 1,6% y se ha quedado a siete décimas de perder la cota de los 6.700 enteros registrando así el nivel más bajo desde mediados de 2003. Eso sí, la crisis de Gobierno en Grecia y la posibilidad de que el país abandone la moneda única estarían sobre todo detrás de este nuevo ‘día negro’.

Quizás por ello, el Ejecutivo continúa empeñado en lanzar a los mercados que España cumplirá con los objetivos de déficit. La vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, ha reclamado a comunidades y ayuntamientos su “máxima colaboración” para cumplir porque de ello depende “la credibilidad y confianza” española.

“De la voluntad de todos para cumplir vendrá la salida de la crisis y no conozco a nadie que no quiera salir de la crisis, por eso pido a comunidades y ayuntamientos su máxima colaboración”, ha subrayado en declaraciones a los medios antes de participar en el acto oficial del Ayuntamiento de Madrid con motivo del patrón de la ciudad.

El ministro de Economía, Luis de Guindos, también ha reiterado el “compromiso total” del Gobierno de cumplir el objetivo de reducir el déficit al 5,3% del PIB este año y al 3% el año que viene. “Creemos que existen posibilidades sin duda de alcanzarlo”, ha sostenido. A su juicio, la Comisión “no está teniendo en cuenta el cierre definitivo de los presupuestos de las comunidades autónomas” y por ello ha pronosticado que se incumplirán las metas.

“Después del consejo de política fiscal y financiera que va a tener lugar esta semana y donde se van a ver los reequilibrios y los replanteamientos de los presupuestos de las comunidades autónomas, estamos convencidos de que la cifra de la Comisión se acercará a la que ha propuesto España en su programa de estabilidad”, ha asegurado.

Precisamente el presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, ha dicho que el cumplimiento de los objetivos de reducción del déficit dependerá de que las comunidades autónomas hagan su trabajo y que espera resultados en este sentido esta misma semana.

Por el momento, Cataluña y Andalucía han sorprendido este martes con nuevas medidas de ajustes para cumplir con el déficit del 1,5% exigido a las autonomías. La Generalitat ha aprobado un recorte de 1.500 millones de euros tocando sueldos y plantillas públicas, privatizaciones, subvenciones y ha establecido una nueva tasa para los estudiantes de Formación Profesional (FP) que estudien en centros públicos.

El presidente de Cataluña, Artur Mas, que hará “los planes de ajuste que sean necesarios”, ha cargado, sin embargo, contra el Gobierno de Mariano Rajoy, lamentando que en vez de cumplir con sus deberes propios, se dedique a “reñir” constantemente a las comunidades autónomas.

Mas también ha lanzado críticas a las instituciones europeas por su “obsesión por la austeridad”, y ha concluido que si Cataluña tuviera el pacto fiscal que defiende, no sería necesario aprobar los nuevos ajustes.

Por su parte, la Junta de Andalucía bajará el sueldo de los funcionarios, entre altos cargos y empleados, en un 5% y acometerá una subida en los tramos autonómicos del IRPF. El Ejecutivo regional modificará en 3.500 millones de euros el presupuesto de la Comunidad para 2012, con un aumento de 1.000 millones en la previsión de ingresos y una reducción de 2.500 millones en diversas partidas de gasto, a través de medidas “reversibles y temporales.

La consejera de Hacienda y Administración Pública, Carmen Martínez Aguayo, explicó que este plan económico-financiero es “efecto de los recortes planteados desde el Estado” y tenía previsto remitirlo durante la tarde al Ministerio de Hacienda y Administraciones Públicas.