santa cruz>

El pleno exige a Emmasa los 45,2 millones que debe, o irá a la justicia

El casa consistorial capitalina vivió ayer otra de sus ya habituales sesiones maratonianas. | ALEX ROSA (ACFI PRESS)

AGUSTÍN M. GONZÁLEZ | Santa Cruz de Tenerife

El agua, paradójicamente, calentó ayer el pleno del Ayuntamiento de Santa Cruz, que acordó por unanimidad aprobar una propuesta de Por Tenerife, enmendada por el grupo de gobierno CC-PSOE, para exigir a la empresa concesionaria del Servicio Municipal de Aguas, Sacyr-Vallehermoso (Emmasa), que pague los cerca de 45,2 millones de euros que se comprometió a ceder para inversiones en junio de 2007. El pleno corporativo acordó reclamarle que presente “en el plazo de tiempo más breve posible un plan de inversiones” y le amenaza con ejercer cuantas acciones legales procedan en caso de incumplimiento.

Los grupos de la oposición se mostraron a favor de recuperar la gestión pública del agua y fueron muy críticos con la gestión de la empresa Emmasa “que ha hecho un negociete impresionante con Santa Cruz”, según Guillermo Guigou (Ciudadanos). Para José Manuel Corrales (Por Tenerife), “los directivos de Sacyr-Vallehermoso están tomando el pelo a los santacruceros”, y por eso llegó hasta plantear resolver la concesión”. El primer teniente de alcalde, Julio Pérez, mostró la adhesión del gobierno local a la iniciativa, pero matizó que en este mandato “ha habido un cambio en las relaciones del Ayuntamiento con Emmasa. Hemos cambiado el sistema de gestión. Hemos suprimido el consejero delegado y hemos exigido las inversiones pendientes en el Consejo de Administración y por carta”. Ahora el Ayuntamiento quedará a la espera de que Emmasa y Sacyr-Vallehermoso respondan al ultimátum plenario de ayer.

Pero la sesión dio para mucho más. Los grupos aprobaron por unanimidad un acuerdo institucional -sin compromiso económico añadido- para evitar el cierre de la escuela infantil Miramar. Asimismo, acordaron exigir del Estado y del resto de administraciones que cumplan sus compromisos de financiación para la reparación de las viviendas de Cuesta Piedra. La polémica reordenación de las líneas urbanas de Titsa en Santa Cruz se trató a través de sendas mociones del PP y Sí se puede, que al final rechazó el gobierno local, pues según Dámasao Arteaga, “ya se ha resuelto el 90% de los problemas planteados”. Toda la oposición coincidió con la edil popular Zaida González en que la “reordenación ha sido un desastre” y responsabilizaron al Cabildo, “que es el peor enemigo de Santa Cruz”, según dijo Guigou, pues ha concentrado en la capital el 60% de los recortes de Titsa.

[apunte]La adbicación del Rey y la “fuga” de Tavío

A. M. G. | Santa Cruz de Tenerife

Los plenos del Ayuntamiento de Santa Cruz son tan extensos que dan para mucho. Tienen de todo, hasta los asuntos más sorprendentes. Uno de los temas curiosos de la maratoniana sesión de ayer fue la propuesta de Sí se puede pidiendo la abdicación del Rey de España por el escándalo de su reciente cacería de elefantes en África. A pesar de que el Secretario informó de que el tema excedía de la competencia municipal, la edil Asun Frías justificó que el asunto sí compete al pleno pues “fue a iniciativa de los ayuntamientos como nació la República en España en 1931. Hablar de esto es hablar de democracia”. Tras un animado debate, el monarca “salvó la cabeza” pero con tal división de opiniones que hasta el socialista y edil de Urbanismo José Ángel Martín rompió la disciplina de voto para apoyar a Sí se puede. Corrales animó luego el cotarro con algunas ocurrencias marca de la casa, como cuando replicó, por resabiado, al primer teniente de alcalde: “Cuenta la leyenda que cuando Colón llegó a América lo primero que le dijeron los nativos fue: Julio Pérez ya estuvo aquí”. El detalle lo puso la líder popular Cristina Tavío, que se ausentó en medio de la sesión para dar una rueda de prensa en la que anunció que dejaba la presidencia insular de su partido. Al rato volvió al pleno como si nada. La Corporación, el Ayuntamiento y los santacruceros se merecen un poco más de respeto. [/apunte]