educación >

El reto de educar integrando

Los recortes también amenazan la continuidad de muchas Aulas Enclave en el Archipiélago. / DA

JOSÉ LUIS CÁMARA | Santa Cruz de Tenerife

Una educación integradora. Ese es el objetivo que se ofrece a los alumnos en las denominadas Aulas Enclave, donde se prestan distintos servicios a los estudiantes con necesidades educativas especiales.

En Canarias, la Consejería de Educación invierte más de 30 millones de euros, de los que casi la mitad -11,6 millones- se destinan a sufragar la atención al alumnado con discapacidad o trastornos graves de conducta.

Se trata de tareas como los cuidados clínicos, enfermería, fisioterapia, interpretación del lenguaje de signos o apoyo en taller, destinadas a facilitar la permanencia del estudiante en el centro y a favorecer su integración en el mismo y en su entorno físico y social.

La inversión, a pesar de ser importante, se queda sólo en las aulas, y ahora encima está amenazada por los recortes que impone la crisis económica. Por este motivo, el coordinador de proyectos de la Coordinadora de Personas con Discapacidad Física de Canarias, José Jorge Ríos, expuso recientemente a la directora general de Ordenación y Promoción Educativa de la Consejería, Georgina Molina, la necesidad de ofrecer a los alumnos de las Aulas Enclave un seguimiento tras la culminación de su periodo de formación, así como un asesoramiento personalizado de cara a su posterior integración socio laboral.

Durante la reunión, la asociación propuso a Educación la posibilidad de firmar un convenio a través del cual se pueda llevar a cabo una labor conjunta entre ambas entidades. De esta manera, la coordinadora complementaría la oferta de las Aulas Enclave, poniendo énfasis en aspectos como el trabajo con las familias a través de talleres y actividades de ocio inclusivo y terapéutico, a fin de potenciar la participación activa de las mismas en el proceso de normalización de los alumnos discapacitados.

Por otra parte, la coordinadora también ofrecería a estos jóvenes un “seguimiento personalizado” una vez finalicen su periodo de formación, que se llevaría a cabo mediante el diseño de un itinerario individualizado, acorde al perfil y de las capacidades de cada beneficiario, y que además, ofrecerá un servicio de asesoramiento y orientación para que estos alumnos puedan encarar la vida laboral plenamente informados y con todas las garantías.

Coordinación

Según explican a este periódico fuentes de la entidad, este trabajo de coordinación entre ambas entidades, que está dando sus primeros pasos, “favorecerá la agilización del proceso de inserción y normalización sociolaboral” de este colectivo, que en la actualidad sufre de cierta “ralentización”, otorgando una mayor capacidad de reacción para canalizar individualmente las capacidades de cada alumno.

Ubicadas en más de 300 centros escolares de las Islas, las Aulas Enclave proporcionan respuesta educativa exclusivamente al alumnado con necesidades educativas especiales, que requieren de adaptaciones que se apartan significativamente del currículo en la mayor parte o todas las áreas o materias, y precisa de la utilización de recursos extraordinarios.

De estos alumnos se escolarizarán de manera preferente en las citadas Aulas Enclave aquellos que puedan participar en actividades realizadas por el resto de escolares del centro. Esta modalidad de escolarización extraordinaria tiene “carácter transitorio”.
En el Archipiélago, este servicio se lleva a cabo a partir de un convenio suscrito en 2010 prorrogado hasta el curso 2012-2013, adjudicado a la empresa Clece, donde trabajan más de 200 educadores especializados.

Éstos, por regla general, “realizan su labor en unidades de escolarización de hasta seis alumnos que precisan del desarrollo personal en el ámbito afectivo, motor o de relación interpersonal e inserción social”, denotan desde la Coordinadora de Personas con Discapacidad Física de Canarias, entidad que lleva más de dos décadas trabajando en la dinamización y desarrollo de programas de formación, ocio e inserción laboral de los discapacitados físicos de las Islas.

[apunte]

151 rutas de transporte adaptado

Además de las Aulas Enclave, la Consejería de Educación sufraga en las Islas el transporte adaptado, del que se benefician más de 700 alumnos del Archipiélago. Este se organiza a través de 151 rutas, 92 en la provincia de Las Palmas y 59 en la de Santa Cruz de Tenerife. El servicio se adjudicó en 2010 hasta el curso 2012-2013 por 18,6 millones de euros, pese a que el precio inicial estaba fijado en 22 millones.

La intención de la Consejería es ofrecer “la mejor calidad” en un servicio de transporte -que también incluye a los acompañantes- que se dirige a los estudiantes con movilidad reducida de los centros públicos de educación especial, Aulas Enclave y residencias escolares. Además, el Ejecutivo también subvenciona el transporte adaptado en los centros privados concertados. Son seis los que reciben en la actualidad estas ayudas, que ascienden a 1,1 millones de euros.

[/apunte]