santa cruz >

El símbolo del Parque García Sanabria mejora su precisión

Este habitual punto de encuentro lucía ayer una imagen diferente, sin sus habituales agujas. / CRISTINA GONZÁLEZ

DIARIO DE AVISOS | Santa Cruz de Tenerife

“Es el símbolo del Parque y algo que se mima mucho”. La Gestora de Usuarios del Parque García Sanabria celebra que el Ayuntamiento de Santa Cruz, a través del área de Servicios Públicos, “se haya decidido” a reparar la maquinaria del reloj de flores, ubicado frente a la calle El Pilar. Los operarios municipales procedieron en la mañana de ayer al desmontaje de la maquinaria, que fue un regalo del cónsul de Dinamarca, P. Larsen, al consistorio capitalino en 1958.

El área que dirige el sexto teniente de alcalde, Dámaso Arteaga, explica en un comunicado que este ornamento, situado en las escalinatas de acceso a la fuente central desde la calle Méndez Núñez, dejó de funcionar días atrás después de que un grupo de niños lo dañase al colgarse de sus agujas.

Sin embargo, Abel Román Hamid, presidente de la Gestora de Usuarios del Parque García Sanabria, matiza que “desde hace varios meses el reloj no está funcionando adecuadamente en absoluto; se retrasa varias horas y es una pena”.

“No me extrañaría si los niños han acabado de estropearlo al subirse en los punteros; por una razón u otra, nos alegramos mucho de que se repare”, dice Abel Román.

El personal de la empresa de mantenimiento trasladará la maquinaria al completo hasta un taller especializado en el que se revisarán todos los engranajes y, en principio, se sustituirá el que se encuentra dañado y mejorará su precisión. La compañía encargada de realizar estas labores calcula que invertirá alrededor de una semana en su reparación.

“Esperamos que no pase como otros casos en la ciudad, en los que desaparecen muchas cosas que se han llevado para ser arregladas”, apostilla el representante de la Gestora de Usuarios del Parque, quien recuerda que el servicio encargado de cuidar este reloj “es muy escrupuloso y lo mantiene impecable”.

[apunte]

Un regalo danés

El popular reloj de flores del Parque García Sanabria, regalo del cónsul de Dinamarca, lo construyó la casa suiza Favag en 1958 y permanece engalanado con flores frescas todo el año. Es uno de los lugares más significativos y populares de este espacio público capitalino. Está flanqueado por dos escalinatas y detrás de él se ve la fuente central donde se encuentra el monumento a García Sanabria, realizado en 1938 por el escultor Francisco Borges Salas. Se caracteriza por estar permanentemente adornado con flores frescas. Suele ser un reloj muy usado por personas enamoradas y el diseño de las flores que lo adornan suele modificarlo el Ayuntamiento con cierta frecuencia a lo largo del año y en función de las estaciones.

[/apunte]