La Palma >

Izquierdo asegura que el Cabildo actuó para “evitar males mayores”

Los acusados comparecieron ayer en el juicio. / D. S.

DAVID SANZ | Santa Cruz de La Palma

“Tengo la absoluta certeza de que todas las decisiones que adoptamos fueron por el interés de la Isla y para evitar males mayores”. Con esta sentencia concluyó la comparecencia del exconsejero de Planificación del Cabildo y actual gerente del Hospital, José Izquierdo, en la primera jornada del juicio por la gestión del vertedero de Hoya de La Higuera, en Mazo, que se celebra en Santa Cruz de La Palma. Un proceso en el que está imputado junto con el vicepresidente segundo de la Corporación insular, Luis Viña, por presuntos delitos de prevaricación medioambiental y contra los recursos naturales y el medio ambiente.

Los abogados de la defensa, que aportaron nueva documentación al caso, pidieron la libre absolución de los acusados, entre los que figura también el responsable de la empresa Pérez Garnier, que se encargaba de la gestión de los vehículos fuera de uso en ese paraje. La Fiscalía, tal y como adelantó DIARIO DE AVISOS, pide cinco años y medio de prisión y siete de inhabilitación para los dos cargos públicos.

Izquierdo, que estuvo al frente del área de Planificación de 1999 a mediados de 2007, defendió la legalidad de las acciones que se realizaron en el vertedero, que entre 2004 y 2007 se empleó para depositar vehículos, administrados por la empresa autorizada. En 2004, cuando se desarrolla la Ley que obliga a disponer de los Centros Autorizados de Tratamiento de Vehículos (CAT), en La Palma no se había implantado ninguno de ellos, como en el resto del Archipiélago, a excepción de Tenerife y Gran Canaria.

El exconsejero recordó que, “con carácter transitorio y de manera excepcional”, el Consorcio de Servicios acordó por unanimidad usar este terreno de Mazo como depósito, ya que se encontraba “machacado” al haber servido como vertedero.

Izquierdo, ante los cuestionamientos del Ministerio Público sobre la autorización para disponer de este terreno con dicho fin, se remontó a la licencia otorgada en 1989 por la Dirección General de Urbanismo del Gobierno canario, que fue calificada de utilidad pública.

Hizo también una defensa de la gestión del Cabildo en residuos, ya que, según relató, “en 1999 nos encontramos con una situación caótica”, valorando que en lugar de delegar, “el Cabildo lideró la gestión de residuos”.

Última fase

Luis Viña, que fue sucesor de Izquierdo al frente de este área del Cabildo, redundó durante el juicio en la mayoría de los aspectos referidos por su antecesor. En su mandato formalizó una autorización a la empresa en agosto de 2007, con fecha de caducidad en diciembre de ese mismo año, que es cuando empieza a desmantelarse este vertedero, comenzando por los vehículos.

Y es que en la Hoya de La Higuera también se depositaba aceite doméstico, residuos forestales para compost y cristal, que después retiraba un gestor autorizado. Por otra parte, cabe destacar que en 2004 el Seprona abrió un expediente por los coches que en 2008 archivó.

Por último intervino Arturo Pérez, responsable de la empresa, quien dejó claro que sólo realizaban labores de compactación en este espacio, ya que los vehículos tenían que llegar obligatoriamente descontaminados al vertedero, por lo que no se vertían líquidos.

Concretó que trabajaban sobre una superficie de hormigón, de manera que no pudieran darse filtraciones en caso de escaparse algún líquido. Prueba de que estaban instalados sobre hormigón es que la máquina compactadora, de 20 toneladas, opera sobre una superficie estable y no en tierra. “Llevo cuarenta años dedicándome a esto y nunca he recibido ni una queja ni una denuncia de nadie”, concluyó.