musical >

Jaime Azpilicueta: “Quiero que Paloma San Basilio haga Mary Poppins conmigo”

Azpilicueta estrena el 29 de junio en la Isla My Fair Lady. / CRISTINA GONZÁLEZ

SANTIAGO TOSTE | Santa Cruz de Tenerife

El Auditorio de Tenerife Adán Martín será el 29 de junio el escenario de un doble reencuentro. El de Jaime Azpilicueta con Paloma San Basilio y el de ambos con My Fair Lady. Sobre el estreno de este nuevo montaje del musical inspirado en el Pigmalión de Bernard Shaw versó esta charla con el director teatral.

-Una década después, se halla de nuevo metido en la dirección de My Fair Lady. ¿Cómo está siendo este reencuentro?

“Paloma San Basilio sentía la obligación de hacer este musical fuera de Madrid. Ella nunca había hecho una gira con un musical y, además, My Fair Lady es una joya. Tanto es así, que para Andrew Lloyd Webber se trata del mejor musical de la historia. De manera que nos propusimos hacerlo otra vez. Pero eso sí, en una nueva versión, utilizando todos los adelantos de la técnica de estos últimos 11 años. Esta producción no va a tener nada que ver con la de 2001. La tecnología está muy presente en decorados, proyecciones en 3D, etcétera. La gente se quedará muy sorprendida, porque siendo un clásico que todo el mundo conoce, lo hemos renovado”.

-Vuelve a acompañarse de Paloma San Basilio para interpretar a Elisa Doolittle. ¿Qué descubre cada día al trabajar con ella?

“Empecé a trabajar con Paloma hace 32 años, en Evita, y entre nosotros hay una confianza enorme. Es un ser muy especial, muy importante. Y no sólo se trata de alguien que canta muy bien, y una gran actriz como podemos ver en My Fair Lady, sino que además como ser humano, aunque no fuera artista, también es admirable. Ahora dice que se quiere retirar, pero no me lo creo. Y no lo puede hacer porque dentro de tres o cuatro años quiero que ella interprete a Mary Poppins conmigo. No tendrá siquiera que cambiarse el traje de Elisa Doolitle”.

-¿Qué diferencias, qué nuevos matices, ha querido imprimirle a este montaje?

“Vamos a conseguir un ritmo mucho más actual, en el sentido de que la acción prevalecerá sobre la palabra. El público contemplará un espectáculo de dos horas y media sin un solo tiempo muerto, ni un número de transición. Buscamos que My Fair Lady tenga atractivo para cualquier espectador de cualquier edad”.

-¿Cuáles son, a su juicio, las claves que han hecho de este musical un clásico entre los clásicos?

“El musical es un género que cuenta historias a través de la palabra, de la música y del baile. Pero siempre lo más importante es la trama. Si lo que cuenta tiene interés, el musical será atractivo. Cuando la música forma parte del texto, cuando es una prolongación y no un añadido, estaremos creando un mito. My Fair Lady se representa en el mundo entero, y seguirá representándose dentro de dos mil años. Un director puede cargarse un espectáculo bueno; pero si el producto es malo, nadie, por bueno que sea, podrá mejorarlo”.

-Su vinculación con Canarias y Tenerife es muy estrecha. ¿Qué significa para usted iniciar en la Isla la gira de este nuevo proyecto?

“Siempre que pueda, estrenaré en Tenerife. Porque me siento muy bien aquí, porque estoy como en casa y porque hay gente que me quiere y a la que yo quiero. Pero también porque me parece una tontería, además de injusto, que todo se estrene en Madrid, para luego ofrecer una versión B al resto del país. Y por último, porque estoy empeñado en que me nombren Hijo Adoptivo de Tenerife [risas]”.

-En un momento tan complejo como el actual, ¿cómo percibe el camino que ha de seguir el mundo de las artes escénicas?

“La situación es bastante mala. Con las dificultades económicas, nos vemos obligados a seleccionar mucho más. Si tengo mil euros, iré al teatro en general y no me perderé nada. Pero si sólo tengo cien, optaré únicamente por lo que me interesa mucho. Ésa es la ventaja que tienen las grandes producciones. My Fair Lady no se puede dejar de ir a ver. Y no lo digo como su director, sino como espectador”.