imágenes con historia >

La Candelaria, la madre de todas las plazas de Santa Cruz

PLAZA-LA-CANDELARIA-1890
Plaza de La Candelaria, sobre 1890. - Foto: cedida por la Fundación para la Etnografía y el Desarrollo de la Artesanía de Canarias (FEDAC).- AUTOR: ANÓNIMO

AGUSTÍN M. GONZÁLEZ | Santa Cruz de Tenerife

La plaza más importante y típica de Santa Cruz es, sin duda alguna, la plaza de La Candelaria. Se formó sobre el año 1577 frente al castillo de San Cristóbal, desaparecido en el año 1928. Hubo que despejar el solar que rodeaba el fortín con el derribo de algunas casas y eso dio origen a una explanada pública. Por esa ubicación se la llamó originariamente plaza del Castillo.

A lo largo de sus más de cuatro siglos de historia ha sufrido numerosos cambios, tanto en su denominación como en su aspecto. En el siglo XVIII, cuando su fisonomía ya se asemejaba a la actual, fue rebautizada como plaza de la Pila, por tener una fuente en el centro. Popularmente, también se la conoció como plaza Principal y en 1913 se la denominó de la Constitución, en recuerdo de la Carta Magna de 1812. Al año siguiente, con la restauración absolutista, cambió a plaza Real y la circundaron de columnas entrelazadas con cadenas de hierro. Después de 1913 fue plaza de la República, aunque en 1936 volvió a llamarse plaza de la Constitución. Pero, como destaca el investigador Juan Arencibia, ninguno de estos nombres políticos ha podido con el tradicional y actual de plaza de La Candelaria. Así la conocen todos los ciudadanos, sin necesidad de un acuerdo oficial, por la existencia en la parte baja del recinto, desde 1769, del monumento Triunfo de la Candelaria, dedicado a la Patrona de Canarias.

Alrededor de la plaza hubo casas modestas hasta el incendio de 1728. Después, los prósperos comerciantes construyeron inmuebles más nobles y se levantaron algunos de los edificios más singulares de Santa Cruz. Varios aún se conservan, como el Palacio de Carta, el Casino, el Círculo Mercantil y la Casa Ascanio. Otro ya han desaparecido, como el Club Inglés, el antiguo Ayuntamiento (1813), la Capitanía General, el Gobierno Civil, hoteles, pensiones, comercios y cafés muy populares, como el Cuatro Naciones o el café La Peña.

El historiador Poggio Borsotto escribió en el año 1881 que esta plaza era uno de los paseos favoritos de Santa Cruz: “Estaba siempre concurrida al estar abrigada de la brisa del mar por el Castillo de San Cristóbal”. Desde hace más de 400 años la plaza de La Candelaria ha sido y sigue siendo uno de los puntos neurálgicos de la vida capitalina. Y, por ser la primera y mayor, es la madre de todas las plazas de Santa Cruz.