La columna Churchill > Tinerfe Fumero

Ni una mínima disculpa por la responsabilidad de los políticos en la crisis

Lejos de entonar el mea culpa por habernos sumido en esta crisis brutal, la clase política española sigue mirando hacia otro lado con respecto a sus propias responsabilidades. Culpables como son de haber alentado la burbuja inmobiliaria, aprovecharse de sus chispeantes efectos y de no haber tomado medidas para mitigar la catástrofe que ha supuesto su pinchazo, solo por ello las cúpulas del PSOE y del PP deberían pedir disculpas a la ciudadanía y obrar en consecuencia.

Ni una sola medida contra la crisis política española

Aún así, lo peor no es ver, por ejemplo, a Mariano Rajoy “repensar la estructura de los poderes públicos”, cuando fue ministro de Administración pública entre 1996 y 1999. Lo que alcanza niveles dramáticos para la democracia de este país es que las dos grandes formaciones políticas de este país fundamentan su poder sobre dos pilares a los que carcome su interesada incuria. Uno es una ley electoral de los años setenta cuya exposición de motivos ya advierte de la injusticia que supone la norma en cuestión y la necesidad de reforma en breve. La otra es la opacidad con que ocultan su financiación o, lo que es lo mismo, a qué ocultos intereses obedecen.

Así nos va, oiga, así nos va

En España los políticos mienten con impunidad y la corrupción está premiada por el electorado. Es importante recordar ambas cosas, porque los ciudadanos son cooperadores necesarios de la crisis política. Si PP y PSOE han usurpado tanta cuota de la soberanía popular es porque la gente les deja, cuando no les apoya por intereses individuales…

Vándalos en el Rectorado

Cuatro vándalos asaltaron ayer el Rectorado. ¿Mediará también el Parlamento regional si se decide expulsarlos?