cabildo >

La desaladora de Las Llanadas entrará en funcionamiento en 2014

El consejero insular de Aguas, Jesús Morales, explicando el proyecto de la nueva desaladora de Los Realejos. / CRISTINA GONZÁLEZ

J. F. J. | Santa Cruz de Tenerife

El desaladora de Las Llanadas, en Los Realejos, entrará en funcionamiento en el verano de 2014. Esa es la previsión del Cabildo Insular, tras presentar ayer los detalles del proyecto y anunciar que la inversión prevista alcanzará los 15 millones de euros. La futura infraestructura, cuyo objetivo prioritario es acabar con los problemas de exceso de flúor en el agua de consumo, contará con una capacidad de producción de 12.000 metros cúbicos al diarios y dará servicio a once municipios del norte de la Isla, desde Los Realejos a Santa Cruz. El coste de este agua rondará entre los 33 y los 42 céntimos por metro cúbico.

El proyecto fue presentado ayer en rueda de prensa por el consejero insular de Aguas, Jesús Morales, el gerente del Consorcio Insular de Aguas, José Fernández y los concejales de La Laguna y Los Realejos, Javier Abreu y Domingo García, respectivamente.

La elección de Las Llanadas, según explicó Morales, se debe a que el Cabildo dispone de suelo en la zona y que la salida de la sal se hará a través de un emisario ya construido, el de Punta Brava, en Puerto de la Cruz, por lo que incluso “se creará una “sinergia ambiental con las aguas negras de la depuradora comarcal. El consejero insular subrayó que con este proyecto “se va a resolver una demanda histórica” de muchos de los ayuntamientos de la isla, como consecuencia de los problemas de sodio, flúor y conductividad que tiene el agua que se origina en el acuífero de Las Cañadas, concretamente en la zona alta de La Guancha, Los Realejos e Icod, y que afecta al canal Aguamansa-Santa Cruz.

El plazo concesional de la desaladora de Las Llanadas será de 35 años. La obra está previsto que se ponga en marcha en diciembre de este año y que los trabajos se prolonguen unos 20 meses, hasta el verano de 2014, que será cuando la nueva infraestructura se ponga en marcha.

Aunque en un principio el Ayuntamiento de La Laguna había estudiado la opción de construir una desalinizadora exclusivamente local en Montaña del Aire, finalmente se ha sumado a este proyecto insular que beneficiará a los municipios de Los Realejos, La Orotava, Santa Úrsula, La Matanza, La Victoria, El Sauzal, Tacoronte, La Laguna y algunas partes de Santa Cruz.

Mejor servicio, factura más cara

El consejero insular de Aguas, Jesús Morales, y el primer teniente de alcalde de La Laguna, Javier Abreu, reconocieron ayer que los ciudadanos de los distintos municipios que se beneficiarán de esta nueva infraestructuras van a tener que pagar más en sus facturas porque hay una mejora de la calidad, que en todo caso, será costeada de manera “solidaria” entre todos los municipios. En opinión de Javier Abreu, los vecinos ya pagan un “doble coste” por el servicio al tener que consumir agua embotellada.