Los Llanos de Aridane >

La deuda de tres millones de Los Llanos se saldará con la privatización del agua

EUGENIA PAIZ | Los Llanos de Aridane

La privatización del servicio de agua de abasto público en Los Llanos de Aridane, que saldrá a concurso por una cuantía superior a los nueve millones de euros y que el Ayuntamiento se esmera en llevar a cabo cuanto antes, permitirá saldar definitivamente la deuda de tres millones de euros que las arcas locales mantienen con el Consejo Insular de Aguas. Este débito tan importante, recordó la alcaldesa de Los Llanos de Aridane, Noelia García, que es resultado de los impagos acumulados desde el año 2005 con este órgano por la compra de agua para uso doméstico procedente del Canal de Trasvase. García explicó en declaraciones a este rotativo que “nuestra intención, en cuanto se adjudique la externalización del servicio de agua de abasto público, es saldar la deuda con el Consejo Insular de Aguas”.

El proceso de externalización del agua, que estará adjudicado “antes de que termine este año”, permitirá a las arcas públicas hacer frente al pago de la deuda más importante que a día de hoy mantienen las arcas locales, después de acogerse al decreto nacional que ha hecho posible comenzar a hacer frente a las facturas con proveedores por importe de otros tres millones de euros.

Estudios

Los pliegos de condiciones de este proceso, que desde el grupo de Gobierno entienden como la fórmula necesaria para conseguir una mejora del servicio, además de conseguir unos ingresos importantes para el equilibrio de la economía local, están a punto de concluir tras la visita, días atrás, de varios técnicos, entre ellos un economista de una empresa independiente, que analiza los costes de mantenimiento del servicio y las obras necesarias para la modernización de la red local.

La cuantía de esta adjudicación en Los Llanos de Aridane será superior a la que se cobró por la privatización del servicio en Santa Cruz de La Palma, en función del mayor número de habitantes censados en la localidad y teniendo en cuenta las expectativas de crecimiento poblacional en el horizonte de los próximos 25 años, periodo recogido en los pliegos de condiciones para la concesión administrativa.