divulgación >

La noche de Tenerife inunda las cámaras

Los organizadores destacan la posibilidad que tiene Canarias para atraer turistas interesados por la ciencia


VERÓNICA MARTÍN | Santa Cruz de Tenerife

La noche es mágica. Las estrellas y la oscuridad han inspirado a los mejores músicos, a los grandes novelistas y, también, a los más importantes fotógrafos. Sin embargo, captar imágenes sin la luz del Sol no es nada sencillo y hacerlo con la calidad suficiente como para salir en revistas como National Geographic o en el famoso portal de la NASA no está, en absoluto, al alcance de cualquiera. El pasado fin de semana, Las Cañadas del Teide se convirtió en la capital de los píxeles bajo los astros a través del primer curso avanzado de fotografía Paisajes Nocturnos-Tierra y Estrellas, que reunió en las cumbres de Tenerife a los mejores fotógrafos de España en esta disciplina. La actividad estaba organizada por las empresas Tierra y Estrellas y Cienciamanía, que se han unido para potenciar Canarias como destino turístico con interés científico. Este primer curso demostró que las Islas pueden, perfectamente, recibir este tipo de visitantes, ya que la mayor parte de sus inscritos eran peninsulares que viajaron a Tenerife expresamente para esta formación.

El plantel de profesores, la oportunidad de visitar el Observatorio del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) en el Teide y la posibilidad de pernoctar en el parador más alto de España fueron suficientes atractivos para que una veintena de aficionados a este tipo de fotografía realizara esta actividad. Las fotografías que ilustran esta página son fruto de este curso. Los alumnos pusieron en práctica algunas técnicas como el timelapse, fotografía 3D, VR/Full Dome o HDR.

El curso contó con la participación, como profesores, de reconocidos fotógrafos como Juan Carlos Casado, Luis Caldevilla, Luciano Rodríguez, Miguel Serra y Nilo Merino, que destacaron las especiales condiciones de Tenerife para este tipo de fotografía, aunque la calima del fin de semana no ayudó demasiado.