Santa Cruz >

La Seguridad Social embarga a la empresa de atención domiciliaria

La Cooperativa Mararía tiene 200 trabajadores contratados. / DA

ÁNGELES RIOBO | Santa Cruz de Tenerife

Los más de 200 trabajadores de la Sociedad Cooperativa Mararía, empresa responsable del servicio de atención domiciliaria del Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, continúan sin cobrar las nóminas del mes de abril. Según ha podido conocer este periódico en boca de varias trabajadoras afectadas, que no han querido facilitar sus nombres, el pasado viernes la empresa les comunicó en una reunión celebrada en la Sindical que la Seguridad Social ha procedido al embargo de los ingresos de Mararía por una deuda de unos tres millones de euros en cotizaciones no abonadas.

La presidenta de Mararía, Priscila Rodríguez, ha confirmado la situación actual en la que se encuentra la empresa, que, desde 1990, es la concesionaria del servicio de cuidado a domicilio para el Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife.

La responsable añade además que en estos momentos se encuentra realizando diferentes negociaciones con las partes implicadas (Ayuntamiento de Santa Cruz, Dirección Provincial de la Tesorería General de la Seguridad Social, la propia entidad y los representantes sindicales) con el fin de encontrar la solución menos perjudicial para los trabajadores y para los beneficiarios del servicio.

De igual forma, Rodríguez reconoce que la deuda contraída con la Seguridad Social se debe a la acumulación del impago de las cotizaciones de muchos años. En este punto agradece que el Ayuntamiento de Santa Cruz se encuentre en estos momentos al día con los pagos, pero recuerda que en anteriores ejercicios se produjeron numerosas irregularidades que dificultaron mantener una situación de cotización satisfactoria. Rodríguez lamenta además que sus trabajadores no hayan cobrado aún la nómina correspondiente al mes de abril que; “por lo general, hubiéramos ingresado el 5 de mayo”. “Nosotros queremos pagar; lo que intentamos es que se nos fraccione el pago de alguna manera”, afirma antes de sumar un sentido agradecimiento al importante esfuerzo realizado por sus trabajadores -en su mayoría mujeres- y el gran ejemplo de su compromiso con la entidad y con el servicio que prestan, a pesar de no haber cobrado aún la nómina correspondiente a abril.

Acto seguido, la responsable de Mararía resaltó la gran voluntad de consenso que ha encontrado en las partes implicadas, cuyos representantes mantendrán una reunión mañana, viernes. En el encuentro está prevista la participación del director provincial de la Seguridad Social, el concejal de Asuntos Sociales del Ayuntamiento de Santa Cruz, la propia presidenta de Mararía y los representantes sindicales de la cooperativa.
El edil de Asuntos Sociales, José Manuel Arocha, aclara por su parte que el Ayuntamiento capitalino paga religiosamente a Mararía. En este punto, añade que desde la entrada del nuevo Gobierno municipal, hace un año, se han puesto al día con la empresa, abonándoles 4,6 millones de euros. “Nosotros hemos pagado a Mararía 4,6 millones desde que entramos. Nos quedamos al día con todas las deudas de la anterior corporación”, recalca Arocha.

“Mararía”, explica el concejal, “tiene problemas con la Seguridad Social; y por este motivo, en la reunión, intentaremos llegar a un acuerdo para ver cómo procederemos, porque nos preocupan los más de 200 trabajadores y también a las personas que atienden”.

Arocha aboga por encontrar una solución fácil y rápida al conflicto, ya que “gestionar directamente el servicio desde el Ayuntamiento sería un auténtico lío”.

[apunte]

Todavía sin cobrar el mes de abril

Varias trabajadoras de la empresa han lamentado no sólo el grave perjuicio que supone para ellas el retraso en sus nóminas, sino también el riesgo de que pueda dejar de prestarse la importante labor social que realizan con mayores y dependientes del municipio. “Si la Seguridad Social admite el pago fraccionado y levanta el embargo, todo la situación podrá continuar, pero si, por el contrario no lo hace, la empresa tendrá que hacer un ERE, porque está claro que no pueden pagar las nóminas. Esto supondría además, retrasos en el servicio hasta que el Ayuntamiento lo adjudicara a otra empresa”, lamentan las empleadas de Mararía, quienes esperan que, tras la reunión de este viernes, se encuentre una solución definitiva y beneficiosa.

[/apunte]