sin complejos >

Los errores de Rajoy > Fernando Fernández

No dirán que no fuimos avisados. No somos pocos quienes venimos advirtiendo de lo que se nos venía encima. Hay incluso un libro editado por el Parlamento de Canarias, Ideas para el futuro, que recoge las opiniones de más de sesenta expertos sobre el presente y el futuro de Canarias. Sería interesante saber si alguien lo ha leído y si ha servido para algo el esfuerzo y el gasto que supuso organizar hace 2 años aquellas jornadas, ampliamente divulgadas y elogiadas por algunos columnistas de referencia. Cuando hablé y escribí del necesario ajuste del sector público canario, el Presidente Rivero dijo aquello de que “suprimir lo público es un error”. Y para ser mas contundente, añadió que en tiempo de crisis lo público ayuda a los que menos tienen. Buceé en internet y no encontré al autor de semejante teoría económica y ya se sabe que hoy lo que no está en internet no existe. Así que tal vez fue algo aprendido en la universidad de la vida o una idea de alguno de sus muchos asesores. ¿Cuántos? ¡Hagan juego, señores!

Adelantaré hoy algunos datos, tomado de los presupuestos canarios para 2012. El importe total de los sueldos de gerentes y personal de entidades públicas y fundaciones del Gobierno es de 96 millones de euros, un millón más que en el año precedente, con un incremento del personal contratado, a dedo, de 67 personas, saldo neto obtenido después de ponderar el número de despidos en algunas empresas y el superior numero de contratados en otras. Cuando el número de asesores supera los autorizados por la ley presupuestaria, se contratan como A.T., una jerga administrativa que cualquiera puede identificar como asistencias técnicas camufladas en cualquier obra o dictamen solicitado a personal supuestamente cualificado, a través de una aplicación presupuestaria en los capítulos 2 y 6, burlando así el gasto corriente legalmente autorizado por el capítulo 1.

Desde el Consejo de Gobierno celebrado en La Palma en junio de 2010, el presidente Rivero tuvo un detallado plan la reducción del 60 por ciento de empresas públicas y fundaciones, con el consiguiente ahorro de gasto, del que nunca habló y, tal vez, ni leyó. Aún estamos esperando conocer una norma reguladora de los salarios de alcaldes y concejales en función del número de habitantes, que Rivero mencionó hace 2 años como algo necesario. Leeré con interés el informe de la comisión ad hoc para la reforma de las administraciones públicas canarias, presidida por el Prof. Rivero (Ceballos, para que nadie se confunda), quien al ser preguntado por la reducción de municipios, respondió que porqué empezar por lo más complejo, si antes se pueden hacer cosas más sencillas. Cuando tiempo atrás mencioné la posibilidad de reducir o fusionar municipios, un edil dirigente de la Fecam dijo que ya está bien de ocurrencias.

Escribí aquí hace 3 años que más valdría tomárselo en serio antes de que Frau Merkel nos obligue a ello por las bravas. Ahora urge ser un poco más diligentes, porque la Frau ya llegó y ha dejado a Cristóbal Montoro con amplios poderes, no solo como ministro de hacienda, sino como responsable para la reforma de las administraciones públicas que está por venir y pronto. Quién sabe si aquello de la fusión de municipios no eran ocurrencias, como decía el citado edil de un municipio pequeño, señalado para estar entre los primeros en ser amortizados. Francamente, no sé ni me corresponde decir cuál es la mejor solución, pero como decían nuestros mayores, lo que está a la vista no merita demostración.