transporte >

Los nuevos cambios de guaguas cuestan a la capital 350.000 euros

JESSICA MORENO | Santa Cruz de Tenerife

La empresa de transporte pública Titsa y el Ayuntamiento de Santa Cruz implantaron a principios de este mes una serie de modificaciones en varias de las líneas de guaguas urbanas de la capital tinerfeña. A consecuencia de estos cambios, que buscaban lograr un ahorro anual de unos 3 millones de euros, los vecinos de diferentes barrios del municipio se mostraron contrarios a las reordenación. De hecho, en total se suprimieron cinco líneas y se modificaron diversos recorridos y frecuencias.

Después de las reuniones mantenidas con algunos de los colectivos vecinales, parece que el Ayuntamiento ha elaborado una propuesta para incluir las demandas de los usuarios, que supondría un gasto adicional de 350.000 euros, afirmó ayer a DIARIO DE AVISOS el concejal de Servicios Municipales de Santa Cruz, Dámaso Arteaga. El edil explicó que esta cantidad que afrontará la Corporación se “sacará de otro lado”.

Estas modificaciones entrarán en vigor, previsiblemente, el próximo 2 de junio, en caso de que la compañía Titsa de finalmente el visto bueno a los cambios propuestos por el Ayuntamiento. En este sentido, Arteaga insistió en que resta que la empresa de transportes de luz verde, “ya que primero deben confirmar si es posible dado los cambios en la plantilla para poder cubrir los aumentos de frecuencia”.

Entre las modificaciones que se van a llevar a cabo se encuentran la prolongación de la Línea 904 hasta la plaza Weyler y el paso de la 906 por el Mercado de Nuestra Señora de África, como solicitaban los usuarios de La Salud. El concejal insistió en que con estos arreglos se garantiza la movilidad de los vecinos de este barrio, dando respuesta, así, a sus peticiones. Aclaró, además, que se había aumentado también la frecuencia y los servicios durante el horario nocturno.

El edil de Servicios Municipales afirmó que el Ayuntamiento es consciente de que la reordenación provocó algunas dificultades a los vecinos, pero “se están haciendo los ajustes necesarios para corregir esto y garantizar la movilidad de los usuarios de transporte público”.

Entre el resto de modificaciones que se prevé llevar a cabo a partir del día 2 de junio se encuentra la Línea 237 del Suroeste, al igual que se está estudiando que el recorrido de la 902 desde la plaza Weyler hasta el Mercado sea “más directo”.

Por último, Dámaso Arteaga insistió en que la capital no puede volver al mismo escenario de líneas de guaguas urbanas de antes “porque no podemos pagarlo”, e hizo hincapié en que con los cambios previstos se solventará el 90% de las peticiones de los vecinos de Santa Cruz.

Los vecinos de La Salud se concentrarán todas las mañanas de esta semana en el Consistorio. / FRAN PALLERO

[apunte]

Prosiguen las protestas en la capital

Los vecinos del barrio de La Salud continuarán, al menos durante esta semana, con las protestas en contra de los recortes de líneas de guagua en su zona. De esta manera, hasta el viernes se reunirán todas las mañanas de 11.00 a 12.00 horas a las puertas de Ayuntamiento de Santa Cruz para reclamar que se restablezcan los servicios anteriores. Así lo explicó ayer a este medio la portavoz de los colectivos afectados, Miriam Pérez.

Además de esta acción, los vecinos llevarán a cabo otras entre las que se baraja no pagar por coger la guagua o el tranvía.

De momento, este colectivo ciudadano lleva recogidas más de 2.000 firmas en contra de la reordenación de líneas de Titsa, que comenzó a aplicarse a principios de este mes.

Miriam Pérez criticó el informe aportado por el Consistorio en el que reflejaba las propuestas de cambios previstas tras las quejas vecinales. Indicó que después “de tres horas de reunión el documento era solo un cuadro donde no se recogen todas nuestras sugerencias como horarios y frecuencias”.

Asimismo, denunció que esta propuesta no se comunicó a todos las personas con las que se dialogó e insistió, por último, en que “el Ayuntamiento “está jugando a asustarnos y cansarnos”.

[/apunte]