JORNADAS TURISMO - mesa 2 > productos canarios

“Los primeros enemigos somos los isleños”

M. F. | Santa Cruz de Tenerife

En la segunda mesa de debate, que analizó el nivel de penetración de los productos locales en el mercado turístico, sí hubo acuerdo. Todos los participantes coincidieron en la necesidad de trabajar para conseguir un “cambio de mentalidad” que haga valer el producto canario.

El presidente de la Asociación de Ganaderos de Tenerife (Agate), Pedro Molina, insistió en la importancia de este sector en el proceso de alimentos y recalcó que, a diferencia de otros, solo “representamos el 1% del PIB, pero somos los únicos que producimos alimentos”.

Molina detalló que, poco a poco, “nos hemos ido excluyendo” e insistió en que el canario siempre se “queja” de que el producto es caro. “Criticamos que las papas negras están a cinco euros, pero pagamos las de un restaurante de comida rápida”.

Molina señaló que las formas de comercialización han cambiado y rechazó las críticas de aquellos que acusan al sector primario de subsistir de las ayudas. Recordó que, si los productos foráneos las tienen, “nosotros también”, porque, aseguró Molina, es la “única manera” de estar en el mercado.

La bodeguera Lourdes Fernández insistió en la necesidad de que exista una “identificación” cultural del producto con Canarias. Algo que pasa por “olvidarnos de las subvenciones y pensar en salir adelante por uno mismo”, aconsejó. El director de la consultora Proyectan, Oswaldo Brito, presentó un informe, donde analiza los hábitos de consumo. Concluyó que Canarias tiene un serio problema de “empobrecimiento” competitivo del sector.

Brito explicó que existe una gran diferencia entre el gasto medio en origen del turista, que ha crecido el 24%, y el de destino, que bajó un 4%. “Tenemos un problema cultural”, señaló, “y lo tenemos que resolver”. En Baleares, explicó, no se va nadie de la Isla sin una ensaimada. “Nosotros tenemos mejores productos y somos incapaces de venderlos”, dijo. “Podemos hablar” de millones y millones de turistas, aseguró, pero “si no gastan aquí, seguiremos teniendo el mismo problema”.

El jefe de cocina del hotel Bahía del Duque, Braulio Simancas, destacó que los canarios “somos nuestros primeros enemigos” e insistió en que “si no creemos en nuestros productos es imposible que los podamos vender”. Simancas culpó a algunas zonas turísticas de la “mala” penetración de los artículos locales y de los “engaños” y afirmó que ya es hora de “hacer un guiño” a nuestros productos, porque tienen calidad. “No es posible que vendamos plátanos a Inglaterra para después comprar licor de banana”, ironizó.