expropiación de la filial de Red Eléctrica >

Los trabajadores de la filial de Red Eléctrica dicen que fueron sorprendidos por la expropiación

EFE | La Paz

Los trabajadores de la filial de Red Eléctrica Española (REE) que fue expropiada hoy por el presidente de Bolivia, Evo Morales, expresaron su sorpresa por esa medida y pidieron al mandatario estabilidad laboral.

“Hoy hemos sido sorprendidos con que nuevamente pasamos al Estado, pasamos a manos de los bolivianos”, dijo el secretario general del sindicato de la Transportadora de Electricidad (TDE), Edwin Vargas, en presencia de Morales, que viajó a la ciudad central de Cochabamba para la toma de la compañía por los militares.

Vargas explicó que los trabajadores tuvieron “miedo” cuando la empresa fue privatizada hace 16 años, pero luego se capacitaron y trabajaron arduamente “hasta convertir la TDE en una empresa altamente eficaz, eficiente y transparente”.

“Como trabajadores, simplemente pedimos que se respeten nuestras fuentes de trabajo, que podamos seguir trabajando”, añadió Vargas y pidió a Morales “que busque directores altamente calificados para que la empresa siga por los mismos derroteros”.

El mandatario, por su parte, dijo a los trabajadores que “la estabilidad laboral se garantiza” y les prometió que la TDE “no va a ser un botín político”.

“Pero también queremos responsabilidad de ustedes, que trabajen no por el Gobierno sino por el pueblo boliviano”, dijo Morales.

El gobernante presentó horas antes en La Paz el decreto para expropiar las acciones en la transportadora de REE, que adquirió en 2002 el 99,94 % del paquete accionarial, e instruyó la toma de todas las instalaciones de TDE en el país.

La TDE es propietaria y operadora del Sistema Interconectado Nacional boliviano de electricidad, que atiende el 85 % del mercado nacional y posee el 73 % de las líneas de transmisión en Bolivia.

Morales expropió en 2010 las acciones de cuatro empresas generadoras de electricidad, incluidas dos filiales de la francesa GDF Suez y la británica Rurelec, que inició un arbitraje a Bolivia en la Corte de La Haya por esa medida.

Además de las eléctricas, el mandatario ha nacionalizado una veintena de empresas de hidrocarburos, cementos y minas, entre otras, desde que llegó al poder en 2006.