EL MEGÁFONO > JOVER

Los vecinos del club

CLUB-NAUTICO-TEJINA
Vistas de Jover desde el Club Náutico de Tejina, institución social con 34 años de historia. / DA

J. F. JURADO | La Laguna

En un principio, el Club Náutico de Tejina pretendía ser una sociedad de recreo compuesta, exclusivamente, por vecinos del entorno. Un club mayoritariamente representado por familias de clase media y trabajadora de Tejina, alejado del perfil elitista que caracteriza a este tipo entidades. El propósito solo se pudo satisfacer a medias.

A mediados de 1978 tuvo lugar la constitución y, entre sus socios fundacionales, además de tejineros, también hubo que recurrir a personas del exterior de Tejina y otros municipios. Así lo obligaban los requisitos económicos establecidos de partida. Tres décadas después, si de algo es representativo el Club Náutico de Tejina, es de su multicaracterístico accionariado. Gente de todas las esferas sociales, en su mayoría con domicilio en el área metropolitana. Pero con un denominador común: el apego a Jover. Un enclave costero tan peculiar “como placentero”, aseguran ellos.

Hoy el club lo preside Epifanio Melián con el apoyo de Sergio Barreto, gerente de la entidad desde hace largos años, y un grupo de colaboradores, entre los que se halla Enrique Arbelo, “un tejinero de adopción”, bromea él mismo. Atrás quedan la cadena de dificultades y oposición vecinal a las que tuvieron que enfrentarse los primeros gestores de la sociedad. Hoy vecinos y socios conviven en una casi perfecta armonía. El club ha contribuido a dinamizar el pueblo de Jover, del mismo modo que este ha acogido de buen grado todos los proyectos e iniciativas llevadas a cabo por la sociedad privada. El último de ellos, la adquisición de un solar anexo destinado a solventar el déficit de aparcamientos que tiene el club.