MEGÁFONO > LOS ALISIOS II

Lucha diaria contra los titanes

MEGAFONO-ALISIOS-II
Germán Trujillo, en la puerta de su negocio que mantiene a flote, arrendado, a pesar de la crisis y de la amplia oferta cercana. / SERGIO MÉNDEZ

ÁNGELES RIOBO | Santa Cruz de Tenerife

Puede afirmarse con total rotundidad que los pequeños comerciantes de Los Alisios II son unos verdaderos supervivientes. No solo luchan contra la crisis, sino que, cada día, y desde que en 1994 abrió el Centro Comercial Carrefour Continente, justo en frente de su barrio, compiten en una lucha desigual. Está claro, muchas ventas y pequeñas tienditas se han quedado por el camino, pero los que han sobrevivido siguen ganando batallas.

Una oficina de CajaCanarias dos pequeñas ventas, una ferretería, un supermercado, varios bares y un gimnasio son las pequeñas empresas que subsisten en Los Alisios II, promovidas, en su mayoría, por valientes y emprendedores. Y es que, a tan solo dos pasos, se encuentra nada menos que un Carrefour, un Lidl y un Mercadona.

Uno de estos emprendedores es Germán Trujillo, propietario de la Cervecería Hollywood, uno de los establecimientos más emblemáticos de la zona. Germán cuenta que su negocio ha sufrido diferentes embestidas en los últimos años, pero ha conseguido mantenerlo en pie. Tras varios encargados hace dos meses ha encontrado un joven arrendador que se encarga de gestionar el negocio. “Cuando pusieron el Carrefour la clientela bajó de manera notable. Todo el mundo prefería tomarse algo en el centro comercial a la vez que realizaban sus compras”, recuerda Germán, quien celebra que progresivamente fue recuperando comensales y usuarios.

Compromiso social

El gimnasio Venus es uno de los mejores ejemplos de compromiso social desde que hace un año y medio se hiciera cargo del mismo Ancor Sánchez, un joven de 29 años y vecino de la urbanización. Ancor, consciente de la actual situación de crisis, está organizando un evento benéfico destinado para ayudar a las numerosas familias necesitadas de la urbanización. “Yo hago esto por ayudar un poco. Cerca de mi casa hay un punto de recogida de alimentos y me preocupa la cantidad de personas que, cada vez más, hacen uso de este servicio”. El joven añade que, con motivo de las fiestas del barrio, en septiembre próximo, está organizando una recogida de alimentos integrada en un importante evento deportivo, cuyas ganancias íntegras irán destinadas a la compra de comida para las personas más desfavorecidas.