Miguel Galindo: “Paralizar obras sería un cataclismo”

Miguel Galindo firma documentos en su despacho del Golf del Sur. / ACFI PRESS

JOSÉ L. CONDE | San Miguel

Miguel Galindo ha asumido recientemente la presidencia del Círculo de Empresarios del Sur de Tenerife, donde ocupaba la vicepresidencia, tras el adiós de Pedro Suárez. Galindo es un adejero que conoce los problemas del Sur de la Isla y ya ha mantenido reuniones con los socios, que van desde el sector hotelero hasta los restaurantes y pequeños bares, pasando por el sector comercial. Ahora le toca representar a un sector variopinto con múltiples problemas.

-Usted ha accedido recientemente a la presidencia del CEST y ya ha mantenido varios contactos con los socios. ¿Cuáles son las principales reivindicaciones que le han planteado?

“Hay que ser conscientes del momento en que vivimos. Estamos en una situación de crisis económica. Afortunadamente el Sur de Tenerife cuenta con la potencia del sector turístico, que sufre las consecuencias, pero no tanto como la construcción que ha desaparecido. Ahora el turismo mantiene la economía de la provincia. Una de las reivindicaciones vitales de cara al futuro es que se continúen las inversiones y, por supuesto, se apoyen las infraestructuras necesarias para ser competitivos con otros destinos del mundo”.

-Vivimos tiempos de recortes económicos que afectarán a infraestructuras vitales para el Sur, como puede ser la finalización de la obra del anillo insular. ¿Qué actitud se va a mantener desde el Círculo de Empresarios?

“El CEST no puede permitir que bajo ningún concepto se paralicen ciertas obras porque sino supondrá un cataclismo. Los trabajos del anillo insular tienen que continuar, a lo mejor no a la misma velocidad, pero hay que terminar los tramos y empezar a facilitar que puedan circular los coches. Esto es vital. También hay que aprovechar la aprobación dada por la Comisión de Ordenación del Territorio y Medio Ambiente de Canarias y solucionar urgente mente el cruce de Las Chafiras, donde estamos dando diariamente una imagen tercermundista. También hay que trabajar para mantener las vías públicas, embellecer los jardines y mejorar el mobiliario urbano y las playas”.

-¿La seguridad en las zonas turísticas del Sur es la óptima o habría que contar con más medios técnicos y humanos?

“El tema de la seguridad es muy importante. El Círculo siempre ha estado apoyando, tanto a la Guardia Civil como a la Policía Nacional, pero la seguridad es vital en el Sur. No podemos dar una imagen que no corresponda. Hasta ahora las fuerzas de seguridad del estado han conseguido ser eficaces en las resoluciones de los problemas pero no podemos bajar la guardia porque nos jugamos mucho. Quiero decir que creo que lo están haciendo muy bien y que en seguridad no se puede reducir el número de efectivos”.

-La continuidad de las ayudas a las tasas aeroportuarias es una de los asuntos que más preocupa al sector turístico, con más motivo por los buenos resultados obtenidos el año pasado…

“Este un problema. Nosotros tenemos que trabajar para que se mantengan las ayudas a las tasas e, incluso, se mejoren. Concretamente en el aeropuerto Reina Sofía habría que promocionar algunas horas en que está inactivo con ofertas más atractivas para que algunas compañías que quieren venir puedan hacerlo. No debemos olvidar que vivimos del turismo. El paso que dio el Gobierno de Canarias en favor de estas tasas se ha notado. El año pasado el aumento de la llegada de visitantes aportó tranquilidad. Ahora estamos en un diálogo de si se continúan o se retiran las ayudas, lo que es un auténtico disparate”.

-¿Usted cree que ya va siendo hora de que el Gobierno de Canarias participe en las toma de decisiones relativas a los aeropuertos de las Islas?

“Pienso que deberían buscar una fórmula en la que aporte ideas el sector empresarial, a la vez que esté continuamente vigilando la gestión. No sería tampoco mala idea que participe el Gobierno de Canarias en las decisiones aeroportuarias, como ha sido apoyado desde otras organizaciones turísticas”.

-¿Qué opinión mantienen los hoteles asociados al CEST de cómo se presenta la llegada de turistas para este año y, concretamente, el verano?

“Hay ilusión de que se mantengan las cifras del año pasado, aunque en algunos periódicos de tirada nacional anuncian una merma que espero que no afecte a Canarias. Para las islas y, en concreto en este provincia, sería fundamental igualar las cifras registradas el año pasado para evitar que se incrementen las cifras de desempleo”.

-¿Hay sectores como los del comercio o la restauración que están atravesando una importante crisis porque el gasto de los turistas ha bajado y además está el todo incluido que han denunciado, en varias ocasiones, que les perjudica gravemente?

“Esta es una pregunta dura porque afecta a ambos lados de los negocios, por un lado el hotelero y por otro el comercio. Sinceramente el todo incluido si tiene un nivel económico bueno no solo funciona en el hotel sino que también hace que se consuma fuera y beneficie a todo lo que son servicios y restaurantes, etcéteras. Pero si nos dirigimos a un sector muy barato no va a influir en el resto de los negocios”.

-Sin embargo, debemos seguir apostando por este turismo…

“Tenemos un porcentaje importante de llegadas e imagino que está aportando también una solución a la crisis. A mí me gustaría más que el todo incluido fuera con un nivel alto. No hablo de un cinco estrellas sino más bajo pero que realicen su consumo. En definitiva, que se genere actividad económica”.

-Distintas voces, entre ellas empresarios turísticos, se han pronunciado para que el Gobierno central transfiera las competencias de la Dirección General de Sostenibilidad de la Costa y el Mar a Canarias. ¿Qué opinión le merece este traspaso que afirman facilitaría actividades de ocio y fiestas en las playas?

“Antes se organizaba una fiesta en la playa de Las Vistas, que presentaba sus dificultades y el problema es que perjudica a otros sectores. Hay una lucha pero no sería mala idea que se regulara y organizara de alguna manera que no perjudique al resto de los sectores”.

Galindo dice que será muy exigente en las demandas del CEST. / ACFI PRESS

-¿Usted nació en el municipio de Adeje y sus negocios siempre han estado vinculados a la isla. ¿Este podría ser el momento de que más gente del Sur se sume a los órganos de gestión y tenga más presencia en los organismos regionales y provinciales?

“Yo creo que es importante nuestra presencia en las instituciones ya que tenemos muchas camas turísticas y no estamos lo suficientemente representados. Si en la isla hablamos de que hay un millón de habitantes pues son pocos los que nos representan y yo apuesto porque deberíamos ser muchos más. Desde mis comienzos y como adejero he considerado siempre que el Sur debe tener representación en el Cabildo, el Parlamento, el Gobierno de Canarias y en todas las instituciones. En el Sur está muy concentrado el turismo y hay que estar por delante del carro y no con los bueyes por detrás”.

-El hospital del Sur se convertirá en un icono de mala gestión dado el tiempo que lleva sin acabarse…

“Lo primero que hay que hacer es terminarlo. La gestión está dando tantas vueltas y el hospital es urgente y necesario. Estamos dando una mala imagen. Quiero que se termine el hospital y además nosotros hemos apoyado a otras asociaciones que están tratando y peleando para que se culmine”.

-¿Parece que la construcción del puerto de Granadilla será por fin una realidad?

“Es importante que haya salido adelante porque aquí tenemos la condición de que todo lo que da puede ser malo. Y yo creo que va a ser importante, va a crear puestos de trabajo y riqueza. No podemos ponernos en contra de todo lo que salga nuevo”.

-Las autoridades reclaman cada vez más empresas que apuesten por proyectos I+D+i. ¿Su empresa Entemanser es una de ellas?

“Entemanser es una empresa referente por muchas razones porque empezó con seis empleados, creció y ahora cuenta con 200 trabajadores y un nivel muy alto de ingenieros y es un ejemplo de empresa, como muchas otras que hay en Canarias. Esto es lo que tiene que intentar hacer la gente joven. No hay facultad para empresarios. El empresario se hace apostando y trabajando y dejando de vivir muchas cosas para sacar adelante a la empresa. Entemanser incluso demostró a las multinacionales que estábamos preparados y nunca pudieron dominarnos en cuanto a tecnología y eficacia”.

-¿La construcción de la desaladora en las Islas Galápagos marcó un hito en su vida?

“Fue importante porque competimos en el estudio del proyecto y en la oferta con todo el mundo. Aportamos una idea mezclando las últimas novedades y los costes que se aplican aquí en Canarias, además de la experiencia y ganamos con las dificultades que tiene construir en un sitio tan lejano. Para nosotros es tan importante sobre todo en la superación de las exigencias ecológicas. Todavía está funcionando, pero ahora la gestiona el Gobierno ecuatoriano. Fue muy interesante y nos hizo más internacional”.

-En las Galápagos la normativa medioambiental es muy exigente. ¿No somos aquí en Canarias un poco tiquismiquis con esta cuestión?

“Bueno no sé si Galápagos me enseñó o Canarias me llevó enseñado. Las superamos bien porque estaba todo muy definido. Yo creo que aquí se exagera un poco y hay espacio para todo. Pero lo peor es la dilatación de los proyectos, como por ejemplo el de Granadilla o el anillo, parece que todo esa una tortura”.

[apunte]

Hecho a sí mismo

Miguel Galindo es un hombre que no para. Probablemente no para desde el día en que le llegó la hora de estudiar en la Universidad y optó por regresar a su ciudad natal, Adeje, para incorporarse a trabajar en el taller de su padre, especializado en cerrajería y mecánica. Desde entonces todo ha sido un ir y venir hasta llegar a hacer “fortuna con el agua, aunque más bien habría que precisar que la ha conseguido con un trabajo que no duda en calificar de mulo de carga, ya que en los inicios y durante diez años estuvo cargando pesos de hasta cien kilos por lugares casi inaccesibles”, como se cuenta en el libro La fortuna de hacer fortuna del periodista Antonio Salazar. Con la jubilación de su padres, Miguel y su hermano se quedan en la empresa y comienza la gestión de la firma Entemanser. Al principio eran seis empleados pero van creciendo y llegan a tener 200 trabajadores. Compite incluso con multinacionales para hacerse con el concurso de la construcción de una desaladora en Islas Galápagos con una normativa medioambiental muy exigente, pero que superaron, aunque Galindo dice que “no sé si Galápagos me enseñó o Canarias me llevó enseñado”. Hoy sigue presidiendo Entemanser, pero dentro del grupo Aqualia, que gestiona cinco municipios del Sur (Santiago del Teide, Guía de Isora, Adeje, San Miguel y Granadilla). Además preside el Golf del Sur, ubicado en el municipio de San Miguel, y el colegio privado Costa Adeje, que precisamente este año cumple su 25 aniversario. Y ahora la presidencia del Círculo de Empresarios del Sur de Tenerife (CEST) tras el adiós de Pedro Suárez, desde donde afirma que será “duro en las exigencias” porque el sector turístico, aunque sufre las consecuencias de la crisis, es el que mantiene la economía de la Isla. Entre sus hobbies figuran los coches, lo explica con que en su niñez no pudo tener muchas cosas, y muestra su alegría por el proyecto de construcción del Centro Insular de Deportes del Motor (Cidem) o Circuito de Velocidad en la zona de Atogo, en el municipio de Granadilla, como un elemento dinamizador económicamente, porque atraería miles de turistas y aficionados a esta actividad. También apuesta por otra novedad como es la llegada de cruceros a la bahía de Los Cristianos.

[/apunte]