fútbol > ascenso a Segunda División

Mirandés y Real Madrid Castilla, ya son de Segunda

Una jugada del encuentro entre el CD Tenerife y el Castilla en el Trofeo Teide. / M. P.

EFE | Palma / Madrid

El Mirandés y el Real Madrid Castilla, han logrado el ascenso a la Segunda División A tras vencer en las eliminatorias al Atlético Baleares y Cádiz CF.

El Mirandés ha ascendido hoy a Segunda A por primera vez en su historia al derrotar 1-2 (1-3 en el global de la eliminatoria) al Atlético Baleares en un partido muy intenso, con las gradas llenas y un calor asfixiante en la capital balear.

El equipo burgalés tuvo que remontar un gol del colombiano Brian Angulo, el mejor futbolista del Atlético Baleares (min. 56), y lo hizo en los últimos diez minutos, con goles de Pablo Infante, de penalti (min. 83) y un autogol de David Sánchez (min. 89), cuando el Atlético Baleares jugaba con diez por la expulsión del argentino Maximiliano Martín Mantovani.

Los 300 seguidores del Mirandés celebraron por todo lo alto el histórico ascenso, conquistado tras una temporada excepcional, ya que el equipo que dirige Carlos Pouso alcanzó por primera vez las semifinales del Copa del Rey tras eliminar a tres conjuntos de Primera: Villarreal, Racing y Espanyol. En las semifinales fue eliminado por el Athletic de Bilbao.

El Mirandés tuvo que sobreponerse a varios factores adversos en Palma para inscribir su nombre en la Segunda A, ya que además del fuerte calor, el partido se disputó en el campo de la Vía de Cintura a las 10.30 de la mañana, y sobre una superficie de césped artificial.

Los jugadores “mantearon” a Pouso al finalizar el partido, muchos de ellos lloraron sobre el césped y dieron rienda suelta a un sueño cumplido: el ascenso a Segunda.

Carlos Pouso admitió que con el 1-0 el Baleares había puesto a su equipo “contra las cuerdas”. “Hemos podido perder, empatar, pero al final tuvimos ese componente de suerte necesaria para sobreponernos a todo, el calor, el césped, el marcador en contra, y celebrar este ascenso que es de los jugadores”, ha señalado el técnico.

El Mirandés, que disputa sus partidos en el Estadio Municipal de Anduva, jugará en Segunda A por primera vez en su historia tras 50 temporadas en Tercera y 12 en Segunda B.

El Atlético Baleares, por su parte, tendrá que superar una doble eliminatoria para cumplir su sueño de recuperar una categoría que perdió hace 49 años.

Miranda de Ebro celebra el ascenso del Mirandés a Segunda División

Miles de aficionados se echaron esta mañana a las calles de Miranda de Ebro para festejar el histórico ascenso a la Liga Adelante del CD Mirandés, que a cientos de kilómetros vencía al Atlético Baleares (1-2).

A pesar de la intempestiva hora en la que se celebró el partido de vuelta del play off de ascenso que enfrentó al equipo burgalés y al cuadro balear, los bares y cafeterías de Miranda de Ebro se llenaron de aficionados desde primera hora.

Y es que, a falta de la instalación de pantallas gigantes en algún punto de la ciudad, las cuadrillas y peñas, inmersas de lleno en la celebración de las fiestas de San Juan del Monte, se juntaron para disfrutar de un desayuno atípico, ataviados con miles de camisetas del equipo.

Cánticos, tensión y muchos nervios hasta que en el minuto 82, Pablo Infante, uno de los ídolos de la afición, sentenciaba la eliminatoria desde el punto de penalti.

Varios minutos después, el gol en propia meta del conjunto balear ponía la puntilla y comenzaron las celebraciones, que se alargarán durante todo el día con charangas, himnos y petardos.

En principio, está previsto que el equipo regrese a Miranda a primera hora de la noche para unirse a una fiesta en la que serán los protagonistas.

Nueva goleada del Real Madrid Castilla que regresa a Segunda cinco años después

El Real Madrid Castilla venció 5-1 al Cádiz en el partido de vuelta de la primera eliminatoria por el ascenso y certificó, con ese resultado (0-3 en la ida), su presencia en Segunda División cinco temporadas después de bajar de categoría.

Los hombres de Alberto Toril han completado un curso prácticamente perfecto que ha culminado con un logro que deseaban en todo el cuerpo técnico y, sobre todo, en la presidencia. De hecho, Florentino Pérez, antes de terminar el definitivo encuentro ante el Cádiz, se mostró visiblemente emocionado en el palco del estadio Alfredo Di Stéfano de la ciudad deportiva de Valdebebas. Al inicio del choque, lloró en el minuto de silencio por el fallecimiento de su mujer.

Pero consiguió uno de los grandes objetivos que ha perseguido el máximo mandatario blanco en su segunda etapa en la presidencia. Los dos goles de Pedro Mosquera y los tantos de Joselu, Jesé y Morata, culminaron un objetivo de la entidad merengue. El Cádiz no pudo hacer nada ante un vendaval que ya asoló el estadio Ramón de Carranza hace una semana y el filial del Real Madrid vuelve a ser de Segunda después de un tiempo en el “infierno”.

La última vez que estuvieron en esa categoría fue en la temporada 2006/2007. Entonces, con José Miguel González “Míchel” en el banquillo, el equipo acabó la Liga en la décimo novena posición y jugadores de la calidad de Álvaro Negredo, Juan Mata, Miguel Torres, Borja Valero, Esteban Granero, Rubén de la Red o Javi García afrontaron un descenso que parecía imposible antes de comenzar la temporada.

La anterior, el filial blanco acabó en la undécima posición. Ambas campañas fueron las únicas de la primera década del siglo XXI en la que el Real Madrid tuvo a su cantera en Segunda División. Anteriormente estuvo presente en la categoría en los cursos 1996/1997 y 1995/1996.

Precisamente, en el segundo fue la última vez que coincidieron con el filial del Barcelona. A partir de la próxima temporada, después de 17 campañas, ambas canteras volverán a coincidir.

Por eso había que celebrarlo. Y por eso, nada más finalizar el encuentro con el Cádiz, el público que abarrotó el estadio Alfredo Di Stéfano vio como aparecían fuegos artificiales, banderas en el césped, cañones de confeti y una pancarta gigante donde se podía leer “felicidades”. Mientras, el delantero Álvaro Morata imitaba a Raúl González con su capote.

Fue el final de una temporada casi perfecta para el Real Madrid Castilla. Acabó en la primera posición de su grupo en Segunda División B. Lo hizo con brillantez y con mucha superioridad. Después, arrasó al Cádiz en la eliminatoria por el ascenso. El entrenador José Mourinho vivió el ascenso en directo. Desde el palco vio como una generación liderada por jugadores como Jesé, Morata, Joselu o Carvajal pide paso.