Morir en Los Llanos por un gramo de cocaína

T. F. | Santa Cruz de Tenerife

Fue a que le dejaran fiado un gramo de cocaína y no se lo dieron porque ya debía dos. Es en lo poco que coinciden acusaciones y defensa del juicio con jurado que arrancó ayer en la Audiencia provincial de Santa Cruz de Tenerife, y que versa sobre el presunto asesinato de un vendedor de droga a tiempo parcial a manos de un comprador que ayer aseguró que era inocente.

Tras la elección de los miembros del jurado y la toma de postura de las partes, en la que la Fiscalía pide 18 años de cárcel y la defensa la libre absolución, declaró el único acusado por estos hechos, que aseguró una y otra vez que no había matado al otro, aunque sí herido.

Según detalló, la víctima se negó en dos ocasiones a fiarle la droga por sus cuentas pendientes, para a continuación explicar que el vendedor se había puesto violento y lo había amenazado con un cuchillo. Ello habría derivado en un forcejeo durante el cual dijo haber agarrado la mano del otro con el cuchillo y haber sentido que entraba en el cuerpo del otro, lo que habría provocado su caída al suelo. Tras lo cual -dijo- cogió el cuchillo y el móvil (que registraba sus llamadas anteriores) y se marchó.

Cuestionado sobre el profundo corte en el cuello y las heridas en la espalda, respondió que no fue él, sin aportar más al respecto. Se autodefinió como un consumidor muy ocasional al que nunca le había pasado nada parecido. Hoy continúa el juicio.