retiro lo escrito >

Oportunidades > Alfonso González Jerez

Nuestro presente es un camino hacia el infierno y como penitentes lo recorremos entre ayes lastimeros y suspiros resignados. En las semidesérticas calles de Santa Cruz los ciudadanos parecen leprosos que ya han vendido incluso, para comer o pagar la hipoteca, las campanillas que anunciaban su triste presencia. Estoy cansado de leer que Krugman ha pronosticado un corralito bancario en España en los próximos meses. En realidad estoy hastiado del recurso izquierdoso de citar a Krugman como un santo varón de las nuevas escrituras keynesianas, porque siempre lo hacen a medias: subrayan que el Premio Nobel reclama estímulos al crecimiento, es decir, recuperación de la inversión pública, pero se olvidan de la segunda parte de su receta: una disminución draconiana del 50% de los salarios y de los precios en España como vía obligatoria de salida de la recesión. Eso no lo comentan, claro, porque las izquierdas viven instaladas en la praxis de un corta y pega furibundo. En realidad la cultura política que exuda el 15M se basa en el corta y pega de los retales críticos que se encuentran en la blogosfera. Pero todavía puede encontrarse esperanza. Dos apuntes de la actualidad indican que no está todo perdido, a saber:

a) La oferta de un grupo de empresarios tinerfeños para instalar ese proyecto de emular Las Vegas por el que suspiran y luchan las administraciones autonómicas de Madrid y Barcelona. Creo que tienen toda la razón nuestros empresarios, aunque no entiendo, en mi enciclopédica ignorancia, que aportarían en esta gigantesca inversión. ¿Quizás venderían los terrenos? El sur de Tenerife está en condiciones óptimas para recibir y cualificar este gigantesco proyecto. Ya contamos con mafias de variada procedencia y acreditado instinto criminal, con alcaldes y concejales corruptos, con heroinómanos adolescentes, con farlopa nevando desde el mar a la cumbre, con una oferta de prostitución que abarca desde las lobas callejeras hasta los locales de 5.000 euros la noche, con sectas idiotizantes, curanderos prodigiosos y quirománticos infalibles. El multimillonario yanqui solo necesitaría poner los hoteles, las ruletas y las cartas. Ese hombre está ciego si no repara en que estamos destinados a hacerle todavía más rico y servirle las costillas con salsa barbacoa a un módico precio.

b) Si usted trabaja en la publicidad o la comunicación corporativa, está de suerte, si no es así, corra a montarse un chiringuito. La compañía Repsol por fin se ha acordado de nosotros y está a punto de firmar varios contratos para gestión de publicidad y patrocinios, estrategia de comunicación y seguimiento de medios. Y va a contratar por 6.000 euros mensuales a una figura de reconocido prestigio que encabezará un think tank petrolófilo. Un economista que hace muchos años estuvo en política. Atención que la morterada no es poca. ¿Ve como hay futuro?