a babor >

Pensamiento inquisitorial > Francisco Pomares

Felipe Afonso El Jaber criticó el martes en el Parlamento de Canarias que el Gobierno de Rivero financiara con 80.000 euros el documental Antonio Cubillo: un crimen de Estado, dirigido por Eduardo Cubillo, sobrino del protagonista. En el documental se narra la operación montada por los servicios secretos españoles para asesinar a Cubillo en Argel, que le dejó mutilado de por vida. En el filme -que se limita a la historia del atentado y no recoge otros aspectos de la trayectoria de Cubillo, como los atentados del Mpaiac o la bomba de Gando que provocó el accidente de Los Rodeos-, interviene el propio autor del intento de asesinato, Juan Antonio Alfonso, que cuenta con todo lujo de detalles cómo fue reclutado para llevar a cabo la operación y cómo se infiltró en el movimiento independentista en Argel para matar a Cubillo. El clímax de la historia es precisamente la petición de perdón del asesino chapucero a Cubillo. En conjunto, la película, que ha pasado por algún festival y sido proyectada en el TEA y otras salas en Canarias, es un documental parcial pero correcto, que no debería ofender a nadie, aunque es cierto que ha levantado alguna ampolla. Pero esa no es la cuestión: el asunto es la protesta del PP porque el documental recibiera fondos públicos. Los dineros salieron de Cultura -cuando aún había dinero en Cultura- después de que la comisión que juzga los proyectos audiovisuales, calificara técnica y artísticamente el documental con casi 8 puntos sobre 10. Conviene recordar que no fue el único documental que recibió financiación del Gobierno de Canarias. Entre 2008 y 2010 -en 2011 no quedaba un duro- se subvencionaron 75 proyectos. Pero esos argumentos de tiempos de vacas gordas -que tienen que ver con la política de ayudar a la cinematografía canaria- no convencieron al diputado popular. Felipe Afonso cree que el documental sobre Cubillo no debería haber recibido nada, porque Cubillo no ha pedido perdón a sus cientos de víctimas. A mí me parece ése un criterio absurdo. Tanto como plantear que no debe hacerse un documental sobre los crímenes del GAL porque ETA no se ha disculpado. Sin duda, Cubillo haría bien en pedir perdón a sus víctimas -las directas y las indirectas- pero supeditar el apoyo económico a un documental a lo que haga su protagonista es un argumento inquisitorial. Si Cubillo sigue creyendo que su sueño de lucha armada, ejército guanche e independencia ligada a África, tuvo razón de ser, eso es asunto suyo. Sus delitos fueron ya amnistiados. La película que se ha subvencionado no es sobre sus crímenes, sino sobre un crimen cometido por los servicios secretos españoles, juzgado, probado y sentenciado. Me parece legítimo que al PP le parezca mejor que se haga un documental sobre las víctimas de Gando. Y pueden apoyar que se financie -con recursos- si algún cineasta lo propone.