Granadilla >

Plan de choque para la Ensenada Pelada, La Jaquita y El Cabezo

El alcalde, Jaime González Cejas, y Rodríguez Bello, en una visita al núcleo de El Médano. / DA

JOSÉ L. CONDE | Granadilla

La Concejalía de Servicios de Granadilla, cuyo responsable es el socialista Juan Rodríguez Bello, ejecuta en estos momentos un importante plan de choque en la costa del municipio, a través de un programa integral de obras de mejoras en el litoral de cara al verano. En concreto, hay que reseñar las actuaciones en las zonas de Ensenada Pelada, La Jaquita y El Cabezo, en el núcleo de El Médano, y que han supuesto un “significativo” cambio de estética y de la mejora de la seguridad y la accesibilidad.

Rodríguez Bello ha manifestado a este periódico que los trabajos en el área de Ensenada Pelada, para lo que ha contado con la colaboración de la Concejalía de Seguridad cuya responsable es Guacimara González, han abordado la implantación de nueva señalización viaria horizontal y vertical, la colocación de pasos de peatones y de señales de limitación de velocidad, así como en la indicación de zonas de estacionamiento justo en la zona anexa a la playa de Pelada. El responsable de Servicios agrega que también se han llevado a cabo tareas de demolición y de retirada de edificaciones y de escombros en este punto de la costa, además de trabajos de limpieza general del lugar y de los solares municipales.

Asimismo, Rodríguez Bello menciona que, con la colaboración de la Concejalía de Medio Ambiente cuyo responsable es Jacob Donate, en la playa de La Jaquita se han colocado duchas y se han mejorado los accesos a esta zona de baño, además de acometerse un talud de piedra y tareas de repoblación con vegetación autóctona de la zona. Junto a esta parte del litoral, en la playa de El Cabezo, también se han realizado tareas de limpieza y de poda de la vegetación y de mejora de la arboleda existente.

Área recreativa

Además, resalta que se ha construido una pequeña área recreativa o zona de descanso en el lugar en el que se ha instalado mobiliario como bancos y mesas, quedando como un lugar de ocio y esparcimiento junto al mar que ya pueden disfrutar los residentes y los visitantes. “Disponer de esas áreas de descanso supone dotar de un nuevo recurso al núcleo y otorgarle un mayor atractivo, evitando el deterioro y los focos de suciedad”, dice.

Argumenta Rodríguez Bello, que esta actuación ha sido sufragada por las arca municipales para dar respuesta a una demanda de la ciudadanía.