MEGÁFONO > SANTO DOMINGO (I)

Un barrio victoriero que presume de patrimonio cultural y deportivo

MEGAFONO-SANTO DOMINGO-LA VICTORIA
Santo Domingo es una de las vías más largas del municipio; hay vecinos que quieren recuperar la entrada del barrio por la autopista. / MOISÉS PÉREZ

GABRIELA GULESSERIAN | La Victoria de Acentejo

Un barrio que tiene un patrimonio cultural, arquitectónico y deportivo del que presumir. Santo Domingo, en La Victoria de Acentejo, alberga una riqueza muy importante y los vecinos se sienten orgullosos de ello. A la ermita y el antiguo convento de Santo Domingo, construidos en 1657, se le une el museo etnográfico, ubicado en un caserío constituido por tres casas de estilo arquitectónico tradicional canario, recientemente restauradas, en el que se exhibe una amplia muestra de vestimentas y recursos artesanos.

Todavía se conservan en este núcleo muchas de las costumbres de antaño, como comprar la fruta, el pan y el pescado a los comerciantes que diariamente lo ofrecen en su habitual su recorrido por las calles del barrio. En su mayoría son casas terreras, aunque en los últimos años se han levantado varios edificios de pocas plantas y con un estilo más moderno.

“No les falta de nada”, alardean sus habitantes. Tienen colegio, instituto y esperan que pronto pueda abrir sus puertas la guardería, una infraestructura muy demandada. Sin embargo, hay muchos que se quejan de que hace unos años se les haya cerrado la entrada al barrio desde la TF-5. Esa es su demanda y su principal lucha: recuperar el acceso a la autopista que fue cerrado por decisión de la antigua corporación, que llamó a una consulta popular para decidir el sentido del tráfico en la citada calle, que hasta entonces era doble, “con el consiguiente peligro que ello suponía para la seguridad”, matizan otros.

Santo Domingo es una de las vías más largas del municipio. Recorre desde la Carretera Vieja, que comparte con Santa Úrsula, hasta el barrio de Guía, en La Matanza de Acentejo. Es como una gran manzana que hay que atravesar en su totalidad dado que no se puede abandonar hasta terminar de recorrer todo su trayecto, que es de unos dos kilómetros.

Aunque gran parte de la población se ha adaptado a la nueva situación, hay vecinos que no terminan de resignarse e insisten para que se pueda volver a acceder desde la TF-5, porque eso también permitiría reactivar el comercio en la zona.

Actualmente, el Gobierno municipal estudia la posibilidad de cambiar el sentido o de crear la doble dirección en determinados tramos. La tercera opción, y así se contempla en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), un documento de carácter provisional, es la de crear una calle paralela entre la autopista y Santo Domingo que permita a todo tipo de vehículos entrar y salir con facilidad. De momento, los vecinos afectados esperan, pero sin resignarse a solucionar este “gran problema”.

Del mismo modo que no lo hicieron hace dos décadas atrás, cuando se empeñaron en conseguir un local para la asociación de vecinos, además de luz eléctrica para la ermita, que hasta entonces necesitaba de un cable que le prestaba la vivienda anexa para poder celebrar misa. Actualmente, hay culto religioso todos los sábados a las 18.00 horas.

MEGAFONO-SANTO DOMINGO-LA VICTORIA
La Ermita de Santo Domingo es una de las edificaciones de referencia en el barrio victoriero. / MOISÉS PÉREZ

Actividades

Disponer de este espacio les ha permitido a la asociación de vecinos, creada formalmente en 1994 aunque funcionaba desde varios años antes, desarrollar diferentes tipos de actividades culturales, lúdicas y sociales para todas las edades, además de organizar, cada 8 de agosto, las fiestas del barrio.

Su presidente, Domingo Hernández González, ha sobrevivido a todos los grupos políticos que han pasado por la corporación municipal en los últimos 23 años. Su trabajo, admite, “no es nada agradecido”. Entre otras cosas, porque “cuesta mucho sacrificio sacarlo adelante y buscar recursos económicos en estos tiempos de crisis. “Hay que hacer presupuestos muy austeros y tocar puerta a puerta para poder conseguirlo”, subraya.

Pese a ello, se muestra agradecido porque hay empresas y vecinos que apoyan su esfuerzo, sumado al del Ayuntamiento, “que presta su colaboración” en todo aquello que puede y le compete.

Además, el núcleo de Santo Domingo tiene un motivo muy importante para sentirse orgulloso: su equipo de fútbol. El Club Atlético Victoria consiguió por primera vez en la temporada 2011-2012 su ascenso a Tercera División al ganarle 5-0 a la Unión Deportiva Ibarra. Un partido importante, si se tiene en cuenta, además, que se jugó en el Estadio Municipal de La Victoria de Acentejo y tuvo a muchos vecinos como testigos. Desde entonces, el barrio también presume en materia deportiva.

El pueblo se siente orgulloso de la riqueza que tiene

La ermita y el antiguo convento de Santo Domingo, ubicados casi al final de la calle, son dos inmuebles de referencia en el barrio. El primero alberga tres imágenes de gran valor para los vecinos, como son el Cristo de la Misericordia (siglo XV), la Virgen del Rosario (XVII) y Santo Domingo (XVI). También lo son el campo de fútbol y la calle que lleva el nombre de Adela Hernández, una artesana que adquirió proyección internacional.