sucesos >

Un ertzaina dice que le lanzaron cien cócteles molotov en un “ataque orquestado”

EFE | Madrid

Un agente de la Ertzaintza que presenció los altercados que se produjeron en Bilbao en 2002 tras una manifestación de Batasuna ha asegurado en el juicio que se sigue contra tres procesados que el grupo estaba “perfectamente orquestado” porque les lanzaron entre 50 y 100 cócteles molotov.

“Era una cantidad verdaderamente excepcional de cócteles molotov, más de la habitual de la que yo estoy acostumbrado a ver”, ha asegurado el ertzaina, que también ha dicho que gracias a su intervención se evitó que los manifestantes quemaran un autobús.

Asimismo, otros miembros de la Policía autónoma vasca han señalado que al término de la manifestación de Batasuna, un grupo de medio centenar de encapuchados perfectamente organizados atacaron una sucursal bancaria y al ser sorprendidos por los agentes éstos lanzaron entre 50 y 100 cócteles molotov.

Por estos hechos, el fiscal Daniel Campos solicita dos años de prisión para Garikoitz Urizar Elorza, Joseba Andoni Arrizubieta Irigoyen e Igor Cearreta Garay por un delito de desórdenes públicos de naturaleza terrorista.

Durante la vista oral celebrada ante la sección primera de la sala de lo penal de este tribunal, los tres procesados han rechazado contestar a las preguntas del Ministerio Público y a preguntas de sus defensas han negado su intervención en los hechos.

En concreto, Igor Cearreta Garay ha relatado ante el tribunal que el día en que se produjeron los altercados él estaba en una misa por la muerte de un familiar en la parroquia de Larrea en Amorebieta (Vizcaya), versión que han corroborado varios testigos de la defensa.

Por otra parte, Garikoitz Urizar Elorza ha afirmado que el 5 de mayo de 2002 pasó toda la tarde con los miembros de la peña Jaurtiko en la que fue contratado para tocar el “txistu” que acompaña al baile típico del “aurresku” en los actos de inauguración de la peña.

Además, en el juicio han intervenido varios peritos que han señalado que tras el análisis del perfil genético dos muestras -un trozo de camiseta y un guante- que se encontraron en el lugar de los disturbios se concluye que éstos pertenecen a Igor Cearreta.

Respecto de Garikoitz Urizar, los expertos han indicado que el cotejo de un envoltorio de un helado de éste con otras muestras recogidas en el lugar con el ADN también permite relacionar al procesado con los hechos enjuiciados.

Joseba Andoni Arrizubieta Irigoyen está “seguro” de que la capucha que encontró la Policía no tiene su ADN, tal y como éstos sostienen.

Por su parte, el tribunal, presidido la magistrada Manuela Fernández del Prado, ha desestimado las cuestiones previas planteadas en la pasada sesión del día 10 por considerar que no cabe apreciar la prescripción del delito, ni cosa juzgada material o formal.