EN LA RED > Isa Robayna

Un millón de amigos > Isa Robayna

Afirmar que la cantidad de amigos que se tienen en Facebook es proporcional al nivel de popularidad de cada uno es totalmente falso.

Y pensar que la efectividad del mensaje que se transmite depende de esa cantidad es otro craso error.

La famosa frase “más importante que la cantidad es la calidad” cobra mayor sentido que nunca en esta red social, ya que pretender tener un millón de amigos al estilo Roberto Carlos no sirve de nada si no interactúan, comparten, difunden… o sonríen.

El desconocido algoritmo de Facebook hace que el mensaje llegue a las personas con las que se interactúa, ya que de no ser así se colapsaría el muro con información de amigos (límite 5.000) y páginas. Las actualizaciones llegan a quienes presuntamente han mostrado más interés. Si dejan de compartir, deja de llegarle el mensaje.

Realmente no existe una fórmula mágica para conseguir esta interactuación, pero sí existen claves básicas de convivencia en redes para obtenerla.

La primera y más sencilla es la cortesía y buenas maneras como en la vida misma, es decir, saludar, sonreír, dar las gracias, compartir lo que gusta de otros amigos… Es tan sencillo como dar los buenos días, preocuparnos por los vecinos o preguntar por la familia.

Traducido a la red: dar y recibir, compartir y obtener, aceptar y debatir. Y sobre todo, ofrecer contenido de calidad, que interese.

Pero como un comentario vale más que mil me gusta, el objetivo es dejar de ser megustadores para convertirnos en conversadores.

@isarobayna