control stop >

Vampiros de la noche, por Álvaro Díaz

Alguien tenía que ponerle el cascabel al gato. La futura ley del dopaje otorgará todas las competencias sobre la materia a la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte, además de aumentar las sanciones económicas hasta 400.000 euros si hay menores implicados. Se quiere ir de forma directa, pero legal, a la caza de los ‘tramposos’. La Agencia será independiente, no podrá recibir órdenes de otra autoridad del Estado y tendrá la competencia para la tramitación del proceso y resolución de procedimientos. La futura ley mantiene que entre las 11 de la noche y las 6 de la mañana no se harán controles, sólo comunicándolo al deportista y de forma motivada, para evitar el abuso de los llamados -por los deportistas- ‘vampiros’ (extracción de sangre por sorpresa), aunque el afectado puede acudir a los tribunales si considera que no hay motivación. Se castigará también el intento de suministro de sustancias dopantes, aunque no se consiga, además de su administración. Espectacular, justo y necesario. Y es que, por fin, llega en España la cordura a uno de los aspectos más oscuros y lamentables del deporte.