YOUSSOU N’DOUR > MINISTRO TURISMO Y CULTURA DE SENEGAL

“Vendré para hablar en persona con la industria turística de las Islas”

YOUSSOU-NDOUR
Youssou N’Dour durante una reciente entrevista en la sede de Presidencia del Gobierno en una visita a la Isla. / FRAN PALLERO

J. C. ACOSTA – J. M. PARDELLAS | Santa Cruz de Tenerife

Youssou N’Dour aparcó su faceta de cantante para dedicarse de lleno a su pueblo: Senegal. En exclusiva para DIARIO DE AVISOS afirma que el artista sobrevivirá, pero que ahora toca apoyar a su pueblo. En su nuevo cargo de ministro de Turismo y Cultura, N’Dour se ha fijado en Canarias porque cree que no se consiguen 12 millones de turistas al año por casualidad. El próximo sábado llegará a las Islas.

-Si tuviera que echar la mirada atrás, a la celebración de estas últimas elecciones, ¿está satisfecho con el papel jugado o se arrepiente de algo?

“No me arrepiento en absoluto, todo lo contrario. Hay momentos en la vida en los que uno se encuentra ante la decisión de asumir sus responsabilidades o de escabullirse. Yo he decidido asumirlas, y lo he hecho por dos motivos. El primero es que debía devolver el pago a mi pueblo, que siempre me ha apoyado y que se comprometió conmigo cuando se habló de crear mi televisión. El pueblo no se escabulló. Me apoyó espontáneamente porque sabía que estaba en mi derecho, porque sabe que es gracias a iniciativas privadas y a personas que asumen riesgos invirtiendo, como se crean empleos y se hace crecer la economía. El pueblo mostró al presidente Wade que no estaba de acuerdo con él, porque había dicho que nunca me daría la autorización para emitir. El segundo motivo es que pedí al presidente Wade, en julio de 2011, que renunciase a su proyecto para aspirar a un tercer mandato. Fue en su despacho. Yo le dije que no era bueno para él ni para nuestro país que disputase una carrera que le pusiera frente a sus hijos. Casi le rogué que saliese por la puerta grande, porque pensaba que todavía tenía esa posibilidad. Al rechazar esta petición me convertí en oponente, incluso en su oponente más feroz. He asumido la responsabilidad de enfrentarme a él. Ha sido una decisión lógica. En cuanto a mi papel antes de la campaña y durante la campaña electoral, sí, estoy satisfecho. Me prometí a mí mismo que habría una segunda vuelta al término de la cual el presidente Wade dejaría el poder. El proyecto se desarrolló tal y como había previsto”.

-¿Se vio en algún momento como presidente de Senegal?

“Mi compromiso con los senegaleses no es algo de hoy. Este pueblo ha hecho de mí lo que soy. Le debo mucho. No voy a desentenderme si me llama. No me lancé a la batalla de la conquista del poder por divertirme o por satisfacer caprichos de artista. Yo quería ayudar a mi pueblo”.

-¿Llegó a temer que la situación degenerara en una guerra civil como la vivida en Costa de Marfil recientemente?

“¡Nunca! Y le diré por qué. Es cierto que Senegal es un país pequeño en superficie y en número de habitantes pero, en materia política, tiene cultura para dar y regalar. Los senegaleses votan desde el siglo XIX. Saben cómo solucionar su problema político con calma. El país descansa sobre pilares sólidos. En primer lugar, se encuentra la base republicana, cuya imagen más fuerte la ha ofrecido el ejército, que ha desempeñado un papel importante en las presidenciales de 2000 y 2012. En segundo lugar, está el pilar religioso, que ha tomado la decisión de dejar al pueblo elegir a su presidente según su libertad y, finalmente, está el hecho de que la inmensa mayoría de los senegaleses no quería seguir con Wade en el poder. El sentimiento de rechazo se intensificó cuando se produjo la muerte de jóvenes. Al enfrentarse con una violencia inaudita a los manifestantes como si se tratase de una psicosis, el poder selló la suerte que le esperaba. No habrá violencia y se irá sin hacer ruido. Ese es el método que han elegido los senegaleses”.

-¿Da por bueno su actual cargo como ministro de Cultura? ¿Se ve recompensado por su arrojo ante el escenario de violencia e incertidumbre que vivió su país?

“Ministro de Cultura y Turismo. ¿Sabe? Desde mi nombramiento hasta ahora se han escrito más de 2.000 artículos en todo el mundo. Es una publicidad extraordinaria para Senegal y ya solo por eso estoy satisfecho. Ahora hace falta transformarlo en oportunidades. Es necesario que tenga un impacto económico. Por supuesto que estoy satisfecho y feliz por poder aportar algo a mi pueblo. Nunca se había hablado tanto de la cultura y el turismo senegaleses, tanto en mi país como en el resto del mundo. Eso es justo lo que deseaba antes de aplicar mi hoja de ruta para llevar a la práctica la política de turismo y cultura del presidente de la república, bajo la supervisión del primer ministro. No veo mi nombramiento como recompensa de mi compromiso político, de mi determinación para combatir a Wade o de mi apoyo al candidato Macky Sall. Describirlo, o verlo, de esa forma sería decir que me han nombrado para entrar en el reparto del pastel, y no es así. El presidente Macky Sall sabe lo que puedo aportar a nivel cultural y turístico. Cito para 2015 a los senegaleses y a la comunidad internacional”.

-¿Qué pensó cuando el tribunal electoral rechazó su candidatura?

“Si querían ridiculizarme mostrando a los senegaleses y al mundo entero que yo, Youssou N’Dour, era incapaz de reunir 10.000 firmas en apoyo de mi candidatura a las presidenciales, cometieron un grave error. Lo sucedido me ha dado la razón. Estoy en el Gobierno. Esta invalidación me ha permitido desplegar nuestro plan de batalla. Lo había previsto”.

-¿Se siente representado por la opción política del presidente?

“Sí. Comparto las opciones políticas. Soy solidario. Hoy tenemos encima una pesada responsabilidad. Y no es de forma dispersa como vamos a encontrar las soluciones. Ayudar al presidente Macky Sall y al primer ministro es ayudarnos a nosotros mismos a salir adelante en la misión que nos marcamos. Juntos. Unánimemente”.

Canarias para mí es una escuela y una oportunidad para Senegal”

-Usted es un artista muy conocido fuera de su país y un hombre de negocios de éxito en Dakar, ¿esperaba un mayor apoyo a su candidatura por parte de sus paisanos?

“Creo que los senegaleses me han mostrado suficientemente, tanto en Dakar como en las regiones, cuántos estaban y están de acuerdo conmigo. No olvide que continué luchando por la marcha de Wade tras la invalidación de mi candidatura. Los senegaleses han respondido masivamente a este compromiso”.

-Ha viajado por todo el mundo, lo que le posibilita tener una visión distinta de organización pública a la mayoría de los africanos. ¿No cree que hay demasiados ministerios, diputados y partidos en las democracias del continente?

“Yo mismo lo dije el 26 de noviembre de 2011 con ocasión de la inauguración de la sede de nuestro movimiento ciudadano. No podemos ser todos ministros, diputados, senadores, etc. Estoy convencido de que la tendencia cambiará, si el Estado fija el marco y favorece las iniciativas privadas”.

-¿Qué es lo que ocurre en África? ¿Por qué los países no terminan de entrar en la senda de la estabilidad y sistemas tan consolidados como los de Costa de Marfil o Mali caen de nuevo en golpes o guerras civiles?

“Muchas veces se olvida que las naciones africanas tienen 52 años. ¿Qué son 52 años en la historia de una nación? Tenemos que construir nuestras naciones para que ellas construyan las próximas generaciones. Tampoco hay que olvidar que los problemas vividos en África proceden, a menudo, de conflictos de intereses que no necesariamente atañen solo a los africanos. La culpabilidad no es únicamente africana”.

-¿Qué está haciendo su Gobierno para luchar contra la situación de alarma humanitaria que recorre todo el Sahel?

“Nuestro Gobierno lleva en el cargo menos de un mes y los asuntos urgentes son tan numerosos…”

-¿Cuánto tiempo cree que estará usted en la política? ¿Cómo lo combina actualmente con su carrera artística?

“Todo el tiempo que haga falta. Le he hablado de responsabilidad. Senegal es más fuerte que Youssou N’Dour y su música. Se ha abierto un nuevo paréntesis. Pienso aportar mi apoyo al presidente y al Gobierno. El artista sobrevivirá”.

-Usted ha sido nombrado responsable de dos áreas estratégicas del Gobierno: la cultura y el turismo ¿qué proyectos tiene para estos años ?, ¿cuáles son sus objetivos?

“He dicho a mi gabinete, a los directores y a los jefes de servicio, que pondré toda mi energía al servicio de estos sectores para crear las condiciones de la industrialización de la cultura y de la optimización del destino Senegal. No tengo pretensiones de hacer todo. Sé que necesito todas las energías para realizar los proyectos y crear el marco que permita la eclosión de talentos, la formación de formadores, el dinamismo del sector del espectáculo, del cine, etc. Cuando la cultura senegalesa sea visible, dinámica, locuaz, creadora de artes y de empleos; cuando tenga un ritmo vivo hasta tal punto que se convierta en el primer embajador del país, y se cree la confluencia que deseo con el turismo, entonces habré alcanzado mis objetivos”.

Los problemas vividos en África no atañen solo a los africanos”

-Ha viajado por medio mundo y conoce la industria turística internacional. También ha visitado varias veces Tenerife. ¿Buscará en Canarias socios para desarrollar la industria turística de Senegal?

“La experiencia y el éxito de Canarias en el sector del turismo me interesan. No se consiguen 12 millones de turistas al año por casualidad. Para mí es una escuela, pero es también una oportunidad para Senegal. Vendré para hablar en persona con la industria turística de las Islas. No será para mí una tierra desconocida. Hay personas como Bernard Lonis, cuyo conocimiento del sector puede servir en Senegal. Hay muchos especialistas que pueden también ayudar para favorecer un cuadro propicio para desarrollar el turismo senegales”.

-¿Cree que la experiencia de Canarias, con 12 millones de turistas al año, puede ser aprovechada para proyectos de éxito en Senegal?

“Como le he dicho, es una escuela. Sabré extraer de aquí las lecciones necesarias”.

[apunte]

Senegal, un ejemplo de Democracia, por Bernard Lonis

[/apunte]