fin de eta >

Absuelto de almacenar explosivos pese a hallarse sus huellas en un piso de ETA

EUROPA PRESS | Madrid

La Sección Tercera de lo Penal de la Audiencia Nacional ha absuelto al miembro de ETA Jesús María Puy Lecumberri del delito de tenencia de armas y explosivos por el que la Fiscalía pidió para él 9 años de cárcel. Cree que no constituye suficiente prueba el hallazgo de sus huellas en un cuaderno localizado en un piso de la calle Santuchu de Bilbao donde en 1996 se almacenaban armas y explosivos de la organización.

Durante el juicio celebrado por estos hechos el pasado 9 de mayo ante la Sección Tercera de lo Penal de la Audiencia Nacional, Puy Lecumberri reconoció que él se había encargado de comprar el citado cuaderno, si bien nunca escribió en él ni lo depositó en la casa, donde se guardaba material del ‘comando Vizcaya’.

Los magistrados Alfonso Guevara, Guillermo Ruiz-Polanco y María Ángeles Barreiro consideran en la sentencia dada a conocer este viernes que no está probado el acceso de Puy Lecumberri a la vivienda de Santuchu ni que tuviera a su disposición la pistola y los explosivos intervenidos en dicho lugar.

La huella del cuaderno es considerada por el tribunal un elemento aislado que “carece de relevancia por si solo” y la alternativa de la complicidad en el caso de este procesado está “igualmente ayuna de suficiencia probatoria”, señala la resolución, por lo que debe ser absuelto.

Condena a Bilbao

La Sala, sin embargo, condena a ocho años y medio de prisión a Aitor Lorente Bilbao, quien pese a admitir su pertenencia a ETA durante el juicio se desvinculó de la casa situada en la calle Santuchu.

Lorente reconoció que cedió la vivienda al ‘comando Vizcaya’ y que en ella habitaron Gaztelumendi y José Miguel Bustinza, ambos fallecidos en un enfrentamiento con la Guardia Civil en 1997, pero dijo que desconocía el tipo de material que allí se guardaba.

El tribunal no ha creído esta versión y asegura que existe prueba suficiente para asegurar que Lorente Bilbao tenía acceso a todas las dependencias de la vivienda alquilada a su nombre, incluyendo la habitación cerrada con llave donde se guardaba una pistola, cartuchos, amonal, pólvora y material electrónico y mecánico útil para la fabricación de explosivos.