otras coordenadas>

Canarias, frontera activa de Europa> Hugo Luengo

Tomamos la referencia de Frontera Activa de Europa para Canarias en los términos en que viene definida en el conocido Informe Solbes, denominado Las regiones ultraperiféricas europeas en el mercado único, el cual fue presentado en Canarias el pasado 14 de octubre de 2011, con la asistencia del propio Pedro Solbes, del presidente Paulino Rivero y del conjunto de los sectores sociales y económicos representativos. Trae nueva actualidad, el Informe Solbes, por lo que tiene de premonitorio respecto de lo que está pasando en Canarias, donde el protagonismo social que tienen los administradores de lo público no acaba de situar el problema, y vienen legislando y actuando ajenos al entorno social y económico del momento.

Sostiene el Informe Solbes una serie de principios básicos conforme a los cuales podemos valorar las últimas decisiones tomadas. Para ello nos centraremos sólo en tres aspectos de éste. El primero hace referencia al Exceso del peso de lo público en los territorios RUP, lo cual entre otros efectos dificulta la aparición de Nuevos modelos de desarrollo endógeno; esto es, lo público compite con ventaja contra la empresa privada, limitada a su vez por factores de escala, por dificultad y costes más elevados de financiación.

Compite como vemos estos días, elevando el 40% el IGIC, y con ello absorbiendo por ejemplo el 40% del potencial beneficio del sector turístico, hoy único motor de la economía canaria, como nos decía en estos días el anterior presidente de Ashotel. Análogos problemas se presentan en el resto de los sectores de la economía, nuevo desequilibrio de lo privado hacia lo público. No puede resultar aún más contradictorio, en la mayor crisis de Canarias, que, al tiempo que se sube el IGIC el 40%, manifiesten cabildos y ayuntamientos, que ya no se recortan los sueldos públicos. Se ha recortado casi toda la inversión, no se acaba de pagar a proveedores, se encarece o no existe la financiación privada, pero las estructuras públicas, duplicadas o triplicadas, permanecen inalterables. Reequilibrar lo público con lo privado es condición necesaria para salir de la crisis. La desmedida subida del IGIC va contra la línea de flotación de Canarias.

Una segunda obligación de las RUP: reducir el déficit de accesibilidades, tanto en términos de movilidades físicas como de movilidad digital. Ello es fundamental para el refuerzo de nuestras capacidades, tanto las receptoras del turismo como de los sectores de exportación. Como también de los servicios de valor añadido hacia el entorno de nuestros mercados regionales. Aquí vuelve a fallar la posición dominante de lo público, imponiendo nuevas barreras impositivas, caso de las tasas aéreas y/o la aparición de dificultades en la flexibilidad de los vuelos. Finalmente, la tercera clave del Informe Solbes está en Integrarnos en los mercados regionales propios del papel de Canarias como Frontera Activa; esto es, para el África occidental y centro-sudamérica, en los cuales Canarias tiene buena parte de su futuro. Ello obliga a redimensionar el peso de lo público, mejorar los déficit de accesibilidad, integrarnos en los mercados regionales con productos de valor añadido; o sea, conocimiento y servicios, para lo cual se hace imprescindible el cambio de modelo de lo público, desde una administración opresiva hacia una más pequeña, eficiente y colaboradora. Canarias precisa volver a recuperar el diferencial fiscal, en el conjunto del menú impositivo, incluido el REF, que debe diseñarse, ahora que es el momento, atendiendo a los factores señalados y específicamente a potenciar el mercado regional de Canarias, su Frontera Activa, en contra de la deriva a que nos conduce la actual gestión de lo público.