bienmesabe >

CC: nota necrológica… > Miguel L. Tejera Jordán

Este viernes tenía pensado pergeñar unas cuantas líneas sobre el congreso de Coalición Canaria. Pero he cambiado de idea. No tengo ningunas ganas de redactar una nota necrológica… Los muertos, muertos están. Y lo que hay que hacer con ellos es amortajarlos y meterlos en un cajón, bien para inhumarlos, bien para incinerarlos…, siempre a voluntad de los deudos del finado. A los cadáveres no se les puede dejar tirados en la cuneta, primero, porque estaría feo; segundo, porque hieden y, tercero, porque pueden extender enfermedades infectocontagiosas indeseables sobre la ciudadanía.

CC se llenó de cálculos renales hace tiempo, le afectó una cistitis crónica, comenzó a irse de nalgas por las patas para abajo; y terminó cagándola en las autonómicas del año pasado. Pocos meses después, con motivo de las legislativas, ya le salían pústulas en la frente, se le cayeron los dientes, se le doblaron las corvas y hubo que darle de beber sueros. El V congreso selló su defunción. Ahora sólo cabe entonar el R.I.P, es decir, el requiescat in pace, o sea, el dencanse en paz. Y es que a CC, entre todos la mataron y ella sola se murió.

Ahora queda organizar el sepelio, instalar la capilla ardiente, montar el catafalco, encender los velones y contratar a las plañideras. También cocer el caldo, preparar el chocolote, acompañarlo de rapaduras palmeras, quesadillas herreñas, almogrote gomero, suspiros de la Moya grancanaria, unos cachos de queso majorero, unos higos picos de Tenerife y unas lentejitas de Lanzarote, todo ello para mantener caliente la atmósfera del velatorio.

Si se opta por la inhumación, no faltarán nichos con vistas al mar en muchos hoteles- cementerios isleños. Si se prefiere la incineración, no habrá problema a la hora de arrojar las cenizas en Tamadaba o Las Mercedes. Aunque, pensándolo mejor, no estaría mal abonar con ellas un campo de papas de El Sauzal.

Bromas aparte, se veía venir. Un partido que se instala en el poder y da las espaldas al pueblo, que se parapeta en las poltronas y se limpia los zapatos en las alfombras de los despachos oficiales; un gobierno que se jacta de ser el centinela que vigilará que no suban los precios de los productos básicos después de subir el IGIC y que dice que vigilará que los fondos europeos pedidos por Rajoy no recaigan en los bolsillos de la ciudadanía (Dios mío, cuántos guardias detrás de tanta gente, guardias de la Policía Autonómica, se supone), sólo puede darse de morros contra el electorado.

CC deja expedita la calle para que la aprovechen los partidos estatales. Pero con lo jodido que están en el PSOE y lo feo que se le va a poner al PP, aquí las elecciones las pueden ganar Los Joroperos…, dicho sea con el mayor respeto para la comparsa. Cualquier refundación nacionalista lo tendrá crudo, muy crudo en el inmediato futuro.

Por cierto, dos preguntitas de nada: ¿qué pinta un presidente de gobierno inaugurando un rollo carnavalero en el Parque Bulevar de Santa Cruz? ¿Es que no tiene otra cosa que hacer en los tiempos que corren? Y otra: ¿cuánto costó a Santa Cruz el viaje de Victorio y Lucchino a las jornadas Santa Cruz DeModa, inauguradas el pasado día 15 de este mes en los jardines del Iberostar Gran Hotel Mencey y que fueron organizadas por la Sociedad de Desarrollo?

Seguro que no vinieron gratis.

Ni les dieron de comer en el albergue…