Esto no se cobra > Cristina García MaffiotteEsto no se cobra > Cristina García Maffiotte

Confianza > Cristina García Maffiotte

Confianza, dicen. Es que España no ofrece confianza. No les basta con nuestro sol y nuestras playas. Con nuestra proverbial simpatía. Con que tengamos una copa del mundo de fútbol y que seamos la patria de Nadal, de dos Gasol y de Fernando Alonso. No es suficiente. Y eso que nos estamos esforzando por parecer un país serio que sabe lo que hace y que tiene una clase política dirigente tan, tan, tan preparada que sabe sumar y restar y han llegado ellos solitos a la conclusión de que incrementando ingresos vía impuestos y recortando gastos innecesarios (la salud y la educación están sobrevaloradas) conseguimos salir de esta. Igual han olvidado alguna variable; pero ya sabemos que no se puede estar en todo.

Este Gobierno está haciendo todo lo posible y lo imposible para mejorar nuestra imagen en el exterior y cuidan hasta el último detalle ¡Pero si hasta vamos a llevar a los olímpicos españoles a Londres 2012 vestidos de mercadillo para que el mundo entero vea que somos austeros! Bueno, austeros, faltos de gusto y que no somos alérgicos al acrílico. Pero lo importante es la imagen.

Y menos mal que se impuso la cordura y se logró evitar una comisión de investigación parlamentaria para estudiar lo de Bankia ¡qué más quieren! España ha hecho lo de siempre; esconder la basura debajo de la alfombra para que no se vea. ¡Bloquear esa comisión es un gesto de coherencia histórica! Y esos antipatriotas que hablan de pedir responsabilidades ¿pero están locos? Si le contamos al mundo que lo de Bankia ha sido una cagada de libro se nos hunden los mercados y se nos termina de disparatar la prima de riesgo.

A ver cómo explicamos que las cajas fusionadas estaban dirigidas por políticos que no tienen más idea de economía que la que tiene un alumno torpe de Primaria. Que cuando se llevaban los temas a los consejos de administración a la gran mayoría lo único que le preocupaba saber era si la dieta por sentarse debían declararla o no al hacer la declaración de la renta. ¿Y las asambleas? Cementerios de elefantes donde se colocaron a amigos y conocidos, desde concejales a cuñados con la única condición de ir dos veces al año a votar y firmar para cobrar la asistencia. Eso y, también, no hacer preguntas. Y si salimos a contar eso tendríamos que explicar también que las auditorías que se presentan año tras año en el Banco de España tienen de verdad lo que un anuncio de teletienda; solo un ligero parecido con la realidad.

Cómo explicamos que Bankia salió a bolsa con una auditoría privada a favor, con el visto bueno del Banco de España y con el aplauso de la Comisión Nacional del Mercado de Valores ¿Es que no se dan cuenta de que si decimos todo esto se nos puede caer todo el sistema? ¿Cómo vamos a generar confianza revelándole al mundo que le hemos estado tomando el pelo a todo dios? ¿Cómo explicamos que hemos estado jugando a ser primer mundo con unas reglas de juego de república bananera?
Nada. Lo mejor es no hacer nada. A ver si Nadal gana el Roland Garros y Alonso dos o tres poles y mejoramos nuestra imagen. La imagen de un país líder, serio, austero y con futuro.