CASIMIRO CURBELO CURBELO > PRESIDENTE DEL CABILDO DE LA GOMERA

Curbelo: “El relevo político en la Isla no se gana gritando más, ni en los juzgados”

CASIMIRO CURBELO
Casimiro Curbelo, durante la entrevista concedida a DIARIO DE AVISOS. / NORCHI

NORBERTO CHIJEB | San Sebastián de La Gomera

El día 15 hará 21 años que asumió la presidencia del Cabildo de La Gomera, que desde 1991 ha mantenido ganando seis elecciones consecutivas por mayoría absoluta. Casimiro Curbelo Curbelo (San Sebastián de La Gomera, 29 de noviembre de 1955) ingresó en el PSOE en 1982, un año antes de licenciarse en Filosofía y Letras y de asumir, la secretaría general de la Agrupación Socialista de La Gomera, que ostenta desde entonces. Además, ha sido alcalde de San Sebastián, diputado regional y, desde 1993 hasta 2011, senador por la Isla, cargo del que dimitió tras los incidentes que protagonizó con unos policías en Madrid, para “demostrar mi inocencia y la de mi hijo, sin el privilegio que supondría permanecer con el fuero que otorga el escaño de senador”, dijo entonces.

-¿Qué le mantiene en el cargo; qué le falta hacer por La Gomera?

“Yo tengo un compromiso con el conjunto de los ciudadanos de esta Isla, revalidado en las pasadas elecciones, que lógicamente tengo que concluir y más ahora con la situación de crisis que vive el país, Canarias y esta isla. La Gomera ha mejorado mucho en sus infraestructuras y en su calidad de vida, pero todavía falta mucho por hacer. Hay que recuperar de una forma clara el sector primario, porque es un herramienta clave para mitigar los efectos de la situación económica, pero, también, proyectos innovadores como las energías limpias y las nuevas tecnologías para hacer de La Gomera un destino turístico y de prestación de servicios”.

-¿Se atrevería a dar el salto a la política regional?

“Cada cosa a su tiempo. El Partido Socialista tiene un liderazgo que todos acordamos en el último Congreso Regional y lógicamente hace pocos días que José Miguel Pérez confirmó que tiene intención de repetir ese liderazgo y considero que el PSOE está bien representado, aunque serán los militantes del partido, en el próximo congreso, los que dirán lo que proceda. Mi intención es seguir trabajando, en esta legislatura, por los ciudadanos de La Gomera”.

-¿Cómo calificaría usted al día de hoy el pacto CC-PSOE en el Gobierno de Canarias?

“Yo fui de las personas que apostó por el pacto con Coalición Canaria, pero es verdad que en los acuerdos no hay cosas escritas que sean definitivas o eternas. La realidad es cambiante y las circunstancias también. Hoy sigo pensando que es el mejor pacto para Canarias, pero desde luego no ha llegado a satisfacer las aspiraciones de los ciudadanos canarios, al menos esa es la percepción que yo tengo. Hay que hacer mucho más de lo que se está haciendo”.

-Su homónimo en El Hierro, Alpidio Armas, es mucho más beligerante que usted con ese Gobierno. ¿Quizás porque está coaligado en su Isla con el PP?

“No tengo nada que ver ese pacto. La beligerancia no creo que haya que medirla solo en la discrepancia en los medios de comunicación. Con esto no quiere decir en modo alguno que el compañero Alpidio no sea exigente, que lo es, del mismo modo que yo tengo una forma de trabajar discreta, pero exigente. Por ejemplo, el próximo Consejo de Gobierno va a reconocer una deuda con La Gomera que se aproxima a los cinco millones de euros. Esto no lo he dicho nunca en ningún medio, pero hoy tengo la oportunidad de decirlo porque creo que la solución está encaminada”.

-La Gomera sigue siendo un bastión para el Partido Socialista, pero ya no gobierna ayuntamientos como Hermigua o Valle Gran Rey. ¿Teme un vuelco político en la Isla?

“Nosotros ganamos las elecciones en Valle Gran Rey, otra cosa bien distinta es que se produjera una escisión en el seno del partido, en donde los que perdieron las elecciones para encabezar la candidatura pactan luego con aquellos partidos con los que habían luchado siempre para gobernar el Ayuntamiento. En cualquier caso aspiramos a gobernar Valle Gran Rey antes de que termine la legislatura”.

-Hablemos de problemas. ¿Qué tasa de paro tiene la Isla?

“Depende en que municipio nos situemos. En Agulo, por ejemplo, que tiene una población de derecho de 1.293 habitantes, el desempleo no sobrepasa el cuatro por ciento. Alajeró, que tiene unos 1.700 habitantes, tiene una tasa de desempleo en torno al siete por ciento, Hermigua alcanza el 12 por ciento, Valle Gran Rey y Vallehermoso llega al 14 por ciento, mientras que San Sebastián, que tiene más de la mitad de los habitantes de la Isla, alcanza la tasa media que tiene hoy Canarias. Tenemos unos dos mil desempleados y estoy trabajando con un plan especial destinado a aquellas familias que no tienen a ningún miembro trabajando, en cooperación con la Consejería que lleva Margarita Ramos”.

-¿Es usted partidario de suprimir los ayuntamientos de menos de cinco mil habitantes?

“Esta es una realidad. El Gobierno de España planteó ante la Comunidad Europea la idea de suprimir esos ayuntamientos. España, que tiene 8.816 ayuntamientos, tiene más de la mitad con menos de mil habitantes y ahí se podría entender, pero nunca con menos de cinco mil habitantes, porque se daría el caso, por ejemplo, que La Gomera se quedaría con uno o dos ayuntamientos. Eso me parece un disparate”.

CASIMIRO CURBELO
"El pacto PSOE-CC no ha llegado a satisfacer las aspiraciones de los canarios", afirma Curbelo. / NORCHI

-Supongo que tampoco estará a favor de la supresión de cabildos, ni siquiera los de Tenerife y Gran Canaria.

“Esa fue una afirmación desafortunada de un miembro del Partido Popular -no podía venir de un miembro de otro partido- para desviar la atención de aquellos días. Es una afirmación que nada tiene que ver con la realidad de nuestro Archipiélago. Está más que demostrado, ahora que se cumplen cien años de los cabildos canarios, que estas son instituciones de prestigio que responden adecuadamente y con eficiencia a los ciudadanos”.

-¿La Gomera, al contrario de El Hierro, no se puede quejar del transporte marítimo?

“En La Gomera tenemos que hablar de un antes y un después de 1974. Hasta ese año, para comunicarnos con Tenerife necesitábamos 12 y hasta 14 horas, porque la conexión se hacía a través del puerto de Santa Cruz. Hoy esa conectividad se ha mejorado muchísimo y se mantiene la competitividad entre las navieras Fred.Olsen y Armas, pero en los últimos tiempos, atendiendo a la Obligación de Servicio Público (OSP) que se aprobó en su momento para la conectividad marítima entre La Gomera y Los Cristianos, uniendo los puertos de San Sebastián con Valle Gran Rey, se tomó la decisión desafortunada de retirar la OSP de San Sebastián a Valle Gran Rey, retirándose Fred.Olsen porque es verdad que no resultaba rentable aún teniendo seis mil euros de subvención. Nosotros exigimos que se recupere la OSP para ese tramo interior y incluso llevar cruceros hasta Valle Gran Rey”.

-¿Y en el transporte aéreo, es Canaryfly la solución?

“Aquí tropezamos otra vez con la OSP. El último gobierno socialista aprobó incrementar las conexiones con La Gomera y El Hierro a través de Gran Canaria y Tenerife Sur, pero sin embargo no sacó a concurso la licitación de las líneas, algo que se hizo el 23 de mayo. Canaryfly va a hacer un trabajo importante y es una apuesta que hay que valorar, porque esa apuesta le cuesta al Cabildo 12.000 euros en publicidad y 6.000 en promoción y no creo que esa cantidad impulse a una empresa a actuar”.

-Pero hay quienes piensan que el aeropuerto es un lujo.

“¿Es un lujo el TEA para Tenerife? ¿Es un lujo que esa isla tenga dos aeropuertos? ¿Es un lujo que La Gomera tenga aeropuerto? No, no es un lujo. Podría ser un lujo si estamos hablando de Salamanca, pero no para un territorio insular”.

-¿A qué es debido esas restricciones de agua potable que anuncian los ayuntamientos?

“No hay que alarmar. La isla de La Gomera tiene un abastecimiento de agua que no existe en ningún sitio de España. La Gomera tiene una configuración geográfica que permite la lluvia horizontal a través del parque de Garajonay que se va al sur. Ahora disponemos de sondeos suficientes para llevar agua desde el sur a cualquier municipio del norte por muy alejado que esté. Tenemos un contador de cabecera para dar a los municipios el agua que necesiten dependiendo de la población de hecho y de derecho que corresponda. Si la media de agua en Canarias está en 155 litros por persona y litro, aunque en Santa Cruz de Tenerife se den 177 litros, más alta que en Barcelona o Madrid, nosotros vamos a garantizar esa cantidad. Lo que no puede ocurrir es que haya un mal uso del agua. El agua para el consumo de la población es para el consumo de la población, no para regar millo, para regar papas ni para regar nada, porque si no el coste que estamos asumiendo para elevar agua desde el sur al norte de la Isla superará los 300.000 euros que nos cuesta ahora. Recuerdo que el Cabildo de La Gomera está poniendo el agua en cabecera a cada Ayuntamiento totalmente gratis”.

-Dos de sus políticas más singulares en su mandato han sido el pago de entierros y las becas a los estudiantes. ¿Las va a mantener?

“Al contrario de lo que ocurre en algún ayuntamiento que precintan nichos, nosotros vamos a seguir prestando ese servicio universal para el conjunto de los ciudadanos gomeros, residentes, presentes y ausentes. Es una política que no distingue y la vamos a mantener ahora en época de crisis. Y lo mismo sucede con nuestra política de becas. Nosotros tenemos un convenio con la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, para los residentes gomeros que allí estudian. Aportamos un tercio del gasto, unos 36.000 euros, mientras los otros tercios lo aportan los estudiantes y la universidad. También mantenemos un convenio con la UNED para que los gomeros mayores de 25 años puedan estudiar desde sus casas y damos 200.000 euros de ayudas a las enseñanzas obligatorias. Lo que está claro es que no vamos a revisar nada de lo que sea sensible a los más débiles y para nosotros los más débiles son los parados, los niños en la escuela, los universitarios…”.

-Yo, personalmente, le veo con fuerzas. ¿No estamos ante la última legislatura de Casimiro Curbelo en el Cabildo?

“Yo no me encuentro de modo alguno cansado del trabajo institucional. Todavía en mi cabeza no está la sustitución ni tampoco está en mi cabeza adelantar hoy, con plena convicción, la idea de repetir. La sociedad necesita gente que trabaje, el relevo político en la Isla no se gana gritando más o denunciando a una persona en el Juzgado, y los ciudadanos lo saben bien, saben que yo he sido el objeto a batir, no de ahora, sino de siempre”.

[apunte]

“No me arrepiento de lo que sucedió en Madrid”

-¿Hay un antes y un después de Casimiro Curbelo después  de lo ocurrido en la comisaría de Tetuán, en Madrid?

“Para nada. En el aspecto político sigo trabajando para los ciudadanos de esta Isla del mismo modo que lo he hecho desde siempre, pero es evidente que como uno no puede calcular en cada momento los avatares de la vida, lo que uno tiene que hacer es afrontarlos con la mayor dignidad. Probablemente cuando hagamos una recapitulación de la historia nos iremos a dar cuenta que a veces la sociedad, y sobre todo la vinculada a los medios de información, es injusta. ¿Para qué quiero ya el sombrero cuando no tengo cabeza? Pueden venir hechos y sentencias que satisfagan el orgullo personal y la realidad de lo que se produjo, pero si ya los medios informativos han batido el récord del deterioro y la crítica hacia mi persona, me parece una injusticia, porque la insistencia de la mentira se convierte finalmente en verdad, aunque no digo que este sea el caso, porque me voy a remitir a un pronunciamiento, que lo habrá”.

-Y al día de hoy, ¿cómo está ese proceso judicial?

“Los medios de comunicación son capaces, desde cualquier punto de la geografía nacional, de tomar como referencia este hecho, pero nadie se ha ocupado de preguntar el cómo, y se sorprenderán que la denuncia que en su momento no se quiso tramitar hoy está admitida a trámite y están encausados los mismos por detención ilegal, abuso de autoridad, daños y lesiones”.

– ¿Se arrepiente de lo sucedido?

“No tengo nada de qué arrepentirme. El acontecer de cada día nadie lo puede predecir. En ese caso no tenga nada de que arrepentirme, muy al contrario, a veces uno tiene que defender las cosas por convicción, otra cosa es la aureola que se pinte de lo que allí sucedió”.

-¿Y qué me dice del llamado caso Telaraña?

“El tiempo va poniendo las cosas en su lugar y a cada cual en su sitio. Cualquier persona, sea cargo público o no, cuando tiene que responder a la denuncia, sea real o sea inventada, lo tendrá que hacer y tengo la plena convicción de que más tarde o más temprano la verdad llegará al lugar que tiene que llegar y seguro que llegará”.

[/apunte]