medio ambiente >

El Gobierno canario presentará una queja a la Comisión Europea por vulnerarse la Directiva Hábitat

EUROPA PRESS | Las Palmas de Gran Canaria

El Gobierno canario presentará la semana próxima una queja formal ante la Comisión Europea por lo que considera una vulneración del artículo 6.3 de la Directiva Hábitat, que estipula la obligación de redactar informes de impacto donde puedan ocasionarse daños al medio ambiente.

Esta queja es una de las acciones jurídicas y políticas que el Gobierno canario emprenderá para evitar que la compañía Repsol desarrolle prospecciones petrolíferas en aguas cercanas a Canarias, ha anunciado hoy el presidente canario, Paulino Rivero, en su blog.

Rivero confía en “ganar el pulso que el Estado y la multinacional Repsol, despreciando al Parlamento y a nuestras principales instituciones, está echando a todos los canarios”.

La queja ante la Comisión Europea se ha decidido tras la encuentro que el presidente canario mantuvo el pasado viernes en Bruselas con el comisario europeo de Medio Ambiente, Janez Potocnik, en el que Rivero le expuso la preocupación de las instituciones y de los ciudadanos canarios por “el daño irreversible” que la actuación de Repsol puede provocar en el medio ambiente y la biodiversidad marina del archipiélago.

Rivero le explicó asimismo los detalles de la apuesta del Gobierno de Canarias por un modelo económico basado en la sostenibilidad y en el respeto a los recursos naturales, y le expuso la dependencia económica de Fuerteventura y Lanzarote del sector turístico -un 51 por ciento del PIB y un 54 por ciento de empleos directos-, según se indica en el blog.

El presidente canario critica la actuación del PP, pues en su opinión, “defiende los intereses de Repsol y de sus accionistas” mientras el Gobierno canario y las instituciones de las islas apoyan los del archipiélago y de sus ciudadanos.

Según Rivero, el Gobierno de Canarias, el Parlamento regional, los cabildos y ayuntamientos y los colectivos ciudadanos “están más unidos, más fuertes y más firmes” que antes a pesar de que el Tribunal Supremo ha rechazado esta semana dos recursos del Ejecutivo regional en contra de las prospecciones.

“Afrontamos una batalla larga y dura, ya lo sabíamos; pero tenemos de nuestro lado un mar de razones”, dice Rivero, además del apoyo de la sociedad canaria, que no está dispuesta a tolerar “un atropello y una agresión al sentido común y al interés general de Canarias”.

El presidente canario insiste en que “el riesgo de una actividad petrolífera es mucho, y sus beneficios son pocos o nulos”, por lo que el Gobierno canario continuará luchando contra una decisión que hipoteca el futuro de las islas y “sólo esconde el objetivo de defender el beneficio de una multinacional aun cuando el precio sea sacrificar a toda una comunidad autónoma”.