X
RALLY VILLA DE GRANADILLA>

Emoción inicial, susto y final extraño en Granadilla

   

Lauren García, segundo con el Peugeot 206, en el tramo de Atogo. / Víctor Abreu, ganador, en zona de exhibición. / Cruzada de Miguel Ángel Morales (M3), en el tramo espectáculo. / Fotos: Javi Díaz (www.motorchicharrero.com)


ÁLVARO DÍAZ | Granadilla

Estaba siendo un rally trepidante y emocionante, pero en los últimos tramos todo cambio debido a un accidente. El equipo formado por Víctor Abreu y Luis Alberto Rodríguez (Toyota Corolla WRC) se adjudicó el 21º Rally Villa de Granadilla, segunda prueba de los Campeonatos Provincial e Insular de Tenerife de Rallies de Asfalto 2012, además de para el Insular de Regularidad Sport, que finalizó a última hora de la tarde de ayer en el podio ubicado en la zona de Los Hinojeros, en el casco urbano de Granadilla. La segunda plaza, a 10.2 segundos de los vencedores, fue para los hermanos Lauren e Iván García (Peugeot 206 S1600), mientras Alberto Reyes y Conrado Goya (BMW M3) fueron terceros a 1:56.3 minutos del primer cajón de podio.

Víctor Abreu y Lauren García estaban manteniendo un apasionante mano a mano – a la décima de segundo- hasta que en el sexto (El Chiquerón I o bajada de Arico) de los inicialmente 10 tramos que configuraban el rutómetro se produjo la salida de carretera de Juan José Tavío y Yeray Rodríguez (salieron ilesos con su Honda Civic), accidente que provocó heridas de consideración a varios aficionados al verse implicados en el mismo con la posterior caída a una complicada y escarpada zona.

El coche, afortunadamente, no llegó a caer, pero se quedó colgado al borde del barranco. Según la organización, “tres heridos, dos de ellos, con fuertes contusiones lumbares y cervicales”, fueron evacuados al hospital de La Candelaria en Santa Cruz, uno de ellos con traumatismos graves en sus dos piernas por el fuerte impacto y otro fue derivado a Hospiten Sur, con contusiones en miembros inferiores para estudios radiológicos. Tanto este tramo como su se segunda pasada fueron suspendidos por la organización.