En el Complejo Ambiental de Arico “todo sigue igual”

Imagen de archivo del Complejo Ambiental de Arico. / DA

J. MORENO – N. CHIJEB | Santa Cruz de Tenerife

El Cabildo de Tenerife asegura que ayer no entró en vigor en el Complejo Ambiental de Arico ninguna prohibición de tratar los restos de animales. “La situación en este ámbito es igual hoy [por ayer] que la del viernes”, afirmó el consejero de Agricultura, Ganadería y Pesca, José Joaquín Bethencourt. Además, insistió en que las instalaciones ubicadas en Arico no tratan, al no estar permitido, los restos de carnes y pescados, sino que son los productores (las propias empresas) los responsables de contratar un gestor que se encargue de trasladarlos a la Península para su correcta eliminación, pues la Isla carece de mecanismos para ello.

Aún así, el consejero reconoció que, pese a la prohibición es probable que esa materia (despojos de carnes y pescados) haya podido ser tratada en Arico mezclada con el resto de residuos, pero “en una pequeña proporción”. Asimismo, matizó que le consta “que algunos camiones no se han dejado pasar al complejo por llevar esos residuos”.

Bethencourt explicó que se ha pactado modificar la prohibición de tratar los citados deshechos en el vertedero de Arico. La idea es que el Gobierno de Canarias modifique la normativa al respecto y que, además, de permitirse en estas instalaciones el entierro de animales, también se acepte el tratado de los restos.

De esta manera, las empresas evitarían los costes extra que les supone contratar un gestor para el traslado de estos materiales. El consejero matizó que espera que la decisión del Gobierno canario sobre la ampliación de la permisividad de la normativa no se dilate y aseguró que probablemente el complejo de Arico se tenga que adaptar para esta nueva función.

Bethencourt insistió en que hay que “conciliar la ley, con la salud humana, la sostenibilidad ambiental y la viabilidad económica de las empresas, por lo que desde el Cabildo se ha llevado a cabo esta demanda”.

El director del complejo insular, Asensio Ayala, no quiso entrar a valorar la polémica creada en torno a si en las instalaciones de Arico se pueden o no tratar los despojos de carnes y pescados, pero fue claro a la hora de juzgar la jornada de ayer como “un día normal”, sin que tuviera especial incidencia la orden de que no se traten esos residuos.

Asensio Ayala comentó que “yo soy un trabajador que recibe órdenes y estoy a la espera que los organismos competentes definan cómo tratamos esos residuos, tienen que definirse, pero yo no entro en valoraciones de la ley. Cabildo y Gobierno tienen que ponerse de acuerdo”, señaló.